Minolta AF-C

10

Caminando un paso por delante de sus competidoras…

Marca: Minolta
Modelo: AF-C
Formato: 35mm
Fabricación: Japón
Lente: Minolta 35mm f/2.8
Velocidad: Máximo 1/500
ISO: 25-400
Enfoque: Automático
Flash: Sí, desmontable
Disparador automático: Sí
Posibilidad de montar trípode: Sí
Fecha de producción: A partir de 1983

Aquellos que son amantes de las cámaras compactas tendrán los primeros años ochenta como una época dorada para la fotografía, quedando todavía unos años para que el desarrollo tecnológico impulsara a los fabricantes a lanzarse a la era de los automatismos, las marcas se esforzaban por fabricar sus cámaras con la intención de que durasen muchos años, ya que por entonces no estaba asentada la idea de que un producto quedaba anticuado en un par de años (algo que ya sucedió con la llegada de los mencionados automatismos y la imparable carrera tecnológica que esto supuso). De este modo la competencia se centraba en equipar a las cámaras con las mejores y más rápidas lentes del mercado, así es como surgieron en menos de cinco años máquinas imprescindibles como la Cosina CX2, la Olympus XA o la Lomo LC-A (copia descarada de la Cosina), todas ellas equipadas con estupendas lentes f/2.8 y cada una de ellas con sus cualidades; la Cosina CX2 con una lente de mayor definición que la de la LC-A y autodisparador, la Olympus XA con su insuperable lente Zuiko y su estupendo sistema telemétrico de enfoque y la LC-A…bien, poco se añadir sobre esta cámara que ha convertido todos sus defectos en virtudes.

Sin duda las tres cámaras mencionadas son lo más destacado, también lo más popular (desde el punto de vista lomográfico), de aquellos años, pero no olvidemos que por entonces había otras muchas marcas realizando un gran trabajo, podríamos mencionar a Ricoh con su modelo FF-1 o Rollei con su eterno modelo 35, pero junto con estas marcas se encontraba otro fabricante que por entonces se codeaba y superaba en muchos aspectos al resto de gigantes japoneses. Minolta hoy día parece una marca de un pasado lejano, pero hace treinta años ni Nikon ni Canon podían soñar con construir compactas de ensueño como la TC-1 o telemétricas a la altura de Leica, como fue el caso de los modelos CL y CLE. Cámaras que entonces y aún hoy día siguen teniendo precios (y prestaciones, que es lo verdaderamente importante) de escándalo, que las hacen estar normalmente alejadas de las aspiraciones de los que vivimos en un país mileurista (y bajando, me temo) como España, pero como marca accesible que siempre fue Minolta ésta se decidió a ponerle la guinda a su serie de compactas populares con un modelo que marcaría un avance tecnológico decisivo respecto a sus competidoras, así fue como nació la Minolta AF-C.

Externamente la Minolta AF-C, tal y como sucede con la mayoría de las máquinas de entonces, se parece mucho a sus competidoras, pudiendo observar cómo podría pasar perfectamente como una primera hermana de la Olympus XA (equipa su mismo sistema de flash desmontable) o la Cosina CX-2, de la que parece haber heredado el cuerpo que más tarde reproduciría Lomo en su LC-A, con la única diferencia de que en lugar de girar la lente para descubrirla, en este caso hemos de levantar o bajar la cubierta de la misma. Por lo demás, nos encontramos con una lente angular de 35mm bastante rápida (f/2.8), características que a priori no la diferencian en exceso del resto de cámaras mencionadas. Eso sí, como buena compacta de una marca de prestigio, si nos fijamos en los detalles pronto encontraremos un estupendo y útil autodisparador, así como una escala de distancia y funcionamiento del flash en función del valor ISO seleccionado, dejando para el final lo mejor de la cámara, su modernísimo sistema de enfoque automático, algo que la distingue y diferencia de todas sus competidoras. Si en otros modelos teníamos que realizar un enfoque manual o por escala de distancias, la AF-C se nos presenta con un sistema autofocus que mejora sustancialmente la forma de trabajar con ella, por primera vez en este tipo de cámaras bastará con fijar el objeto que queremos tener enfocado en el centro de nuestro visor, apretar a medio recorrido el disparador, componer nuestra fotografía y terminar de pulsar el disparador a fondo. Por fin podremos olvidarnos de enfoques, escalas…la Minolta AF-C lo hace todo por nosotros, todo un lujo para aquellos años.

En cuanto a sus resultados, los amantes del viñeteo descubrirán que si intentamos llevarla al límite también nos obsequiará con él, pero en condiciones normales la lente de la Minolta AF-C encuentra su máxima referencia en la lente Zuiko de la Olympus XA, es decir, estamos ante una cámara en la que prima la nitidez y la calidad en la imagen por encima de todas las cosas. En cualquier circunstancia obtendremos colores rabiosamente brillantes y una definición al alcance de muy pocas otras compactas. Viéndola podemos entender el motivo por el cual muchos fotógrafos profesionales de la época siempre llevaban junto a sus pesados equipos profesionales pequeñas compactas como esta Minolta, ya que en determinadas circunstancias estas pequeñas cámaras podían suplir al equipo profesional, algo que dejó de suceder con el paso a la tecnología digital.

Si eres de los que disfruta coleccionando cámaras analógicas compactas de calidad, la Minolta AF-C no debería faltar en tu colección, sin duda alguna una de las mejores compactas del mercado, todo un tesoro para cualquier lomógrafo que se precie…

written by soleado on 2011-09-19 #gear #review #minolta-compacta-camaras-f-2-8-35mm

10 Comments

  1. beni
    beni ·

    Profunda Review, muy bien

  2. srmarcus
    srmarcus ·

    Excelente review @soleado, y excelente cámara!

  3. mauky
    mauky ·

    Cómo me gusta la fotos de los minibarquitos!!! todos ahí como puntitos :)
    Estupendiiisima review,como siempre!!

  4. soleado
    soleado ·

    @beni @smarcus @mauky Gracias por los comentarios. La cámara es una joyita, si os gustan las máquinas tipo LC-A, Olympus XA...esta Minolta es una compra imprescindible, la calidad de su lente y la precisión del enfoque son una gozada.

  5. isabel_mebarak
    isabel_mebarak ·

    ¡Qué de información! ¡qué bien trabajado el artículo! ¡¡Felicidades!!

  6. makny
    makny ·

    Excelente review, hace ya unos meses que estoy tras una Minolta AF-C... Yo quiero tu colección de cámaras ;P

  7. alehopgm
    alehopgm ·

    Pedazo de review! Sí señor! Me han entrado ganas de ponerme a buscarla por e-Bay...

  8. darwin1974
    darwin1974 ·

    Muy buen trabajo. Yo tengo una AF C que compré en una tienda con su caja original y sin estrenar y la verdad que es genial como trabaja el auto focus. La pena es que no he podido conseguir el flash externo, ni por Ebay lo encuentro. A ver si tengo suertte y algun dia lo encuyentro por alguna tienda de segunda mano.
    Me ha encantado el review, esta tarde saco la Minolta a dar un paseo.

  9. soleado
    soleado ·

    @darwin1974 A mí es que me encantan este tipo de cámaras compactas de los 80's, son extremadamente robustas y llevan unas lentes que ya hubieran querido las compactas que se hicieron quince años después, que lo único que buscaban era ver quién la tenía más larga (digo, largo, el zoom, me refiero jejeje) y se olvidaron de la luminosidad y nitidez en las lentes. A mí dame un 28, 35 ó 40mm f/2.8 y soy feliz, me gustan las focales fijas :-) Es curioso lo que me comentas, pensaba que la AF-C siempre se vendió con el flash. Mola tenerlo por coleccionismo, pero yo nunca lo he utilizado, la verdad.

  10. photochrom
    photochrom ·

    I got this wonderful camera on my birthday. Sadly the flash is missing and I couldn't find one. :( This camera is just priceless. :D I've posted a couple of shots on my blog: mauvaisesnouvellesdesetoiles.tumblr.com/tagged/Minolta_AF-C

More Interesting Articles