Lomomascotas: Morrigan y Manhattan

3

Mis dos gatas son como el ying y el yang, sus colores, sus personalidades, su forma de vivir antes de que las cogieramos…como yo, duales: blanco y negro, negro y blanco…son especiales.

La primera en venir fue Morrigan, yo por entonces estaba en paro y habíamos decidido coger algún animal abandonado para ayudarle y que nos hiciera compañía en casos como este. Miramos en el veterinario que había al lado de casa y encontramos el teléfono de una señora que recogía gatos de la calle y los entregaba a quien le asegurara que les iba a dar una buena vida, ni cortos ni perezosos, en una calurosísima tarde del mes de Julio…y pese a mi supuesta alergia a los gatos, fuimos para allá.
En una casa enorme del paseo de la Florida, estaba Morrigan, esperándonos.

Un gato negro pequeño y abandonado, con bastante mala pinta y una cara de miedo que daba una pena terrible, Francisca me la puso en el pecho y Morrigan se agarró a mi como si fuese su última esperanza, desde entonces nunca se ha separado de mi.

Morrigan es independiente, insegura, tranquila, cariñosa a ratos y mandona otros, divertida, orgullosa, se ha convertido en una pequeña belleza negra a la que le encanta la lomografía.

Y hace casi un año llegó de la misma manera Manhattan…el “terror”, desde hacía tiempo habíamos decidido que aunque Morrigan es feliz sería aún más si tuviera compañía, así nos iríamos más tranquilos en nuestras escapadas, porque nunca iba a estar sola. Volvimos a ponernos en contacto con Francisca, de nuevo un gato al que dar una mejor vida, y una gélida tarde de primeros de Diciembre del año pasado Manhattan, se vino con nosotros:

Ella es lo contrario de Morrigan, inquieta, curiosa, nerviosa, cariñosa, pesada, juguetona, divertida, aventurera, un pequeño terrmoto que nos maneja a todos a su antojo.

Morrigan, cuando vino su “hermana” pequeña no lo recibió bastante bien, nos costaron unos cuantos días, unas cuantas noches en vela y unos cuantos bufidos y arañazos, pero ahora mismo son inseparables, juegan juntas, pelean juntas, algunas veces hasta duermen juntas. Esos pequeños momentos son los que yo, con mi cámara en mano, aprovecho, me gusta fotografiar a mis dos gatas contrapuestas, haciendo cualquier cosa. Son mi Claudia y mi Naomi particulares…jjjj

Al ser tan contrarias en su personalidad, es tremendamente divertido observarlas interactuar y esos momentos son los que más me gusta fotografiar.

Aunque claro, también me gusta sacarlas fotos con mi otra gran pasión: Kaijufish ;)

….no se lo digais, pero creo que él también es un gato aunque no se ha dado cuenta…

written by serialgirl on 2011-09-03 #lifestyle #el-ying-y-el-yang

3 Comments

  1. oktokto
    oktokto ·

    ohh he sido voluntaria de protectoras de animalitos abandonados y me encanta el articulo :) mui lindos, y si son como el yin y el tyang sjjajaja

  2. serialgirl
    serialgirl ·

    ohhh, que bien que se pueda ayudar al menos de alguna forma a animales que sufren y que no se lo merecen!!!
    jjjjj, la verdad es que si, son como el ying y el yang, pero las adoro a las dos!!! jjjjj

  3. valennano
    valennano ·

    Me ha encantado el artículo y las fotillos!!

More Interesting Articles