El misterio del vino desvelado en Bodegas Franco Españolas

Si eres un amante del vino disfrutarás tanto como yo el ritual de descorchar una botella, servir una copa de vino, airearlo agitando circularmente la copa, respirar su embriagador aroma y degustar su singular paladar. Por supuesto habrás sentido su efecto sobre los sentidos, esa sensación de relajación y felicidad que se queda en el cuerpo tras compartir una botella de un buen Rioja con la pareja o amigos. Pero quizás nunca te hayas preguntado cómo se transforma la uva en este maravilloso elixir. Sigue leyendo para descubrirlo.

Para mí el fenómeno por el que el mosto se convierte en vino es un misterio. Un secreto mejor guardado aún es el proceso por el que un vino se convierte en un gran vino, adoptando matices y aromas únicos y especiales. Gracias a mi llegada a La Rioja y a la visita de algunas bodegas empiezo a entreabrir las puertas de este apasionante mundo del vino. Hoy os invito a recorrer conmigo las Bodegas Franco Españolas, ubicadas en pleno centro de Logroño y a orillas del río Ebro.

El nacimiento de esta centenaria bodega, como el de otras tantas bodegas riojanas, se debe a la plaga de filoxera que arruinó casi por completo los viñedos franceses a mediados del Siglo XIX. En 1890 se funda la compañía entre socios bodegueros franceses de la famosa región vitivinícola de Burdeos y socios españoles ligados a las tierras riojanas. Los vinos de esta bodega fueron muy reconocidos, guardándose en sus archivos fotografías de visitas singulares como las del Rey Alfonso XIII.

Nuestra visita comienza desde el jardín interior, que nos muestra una mini ciudad dedicada al vino, con diferentes edificios. Entramos en el principal por la zona de depósitos, donde se fermenta la uva y se ensambla el vino en función de la época del año. La temperatura es crucial en ambos procesos, y gracias a la tecnología actual la fermentación se realiza de forma óptima, garantizando remontados constantes para mantener bien húmedo el sombrero formado por los hollejos, que es lo que da su color violáceo al vino. Al fondo de la sala una vidriera nos recuerda esa fusión franco española en pro del mejor vino.

No siempre fue un proceso moderno y controlado. Antaño los depósitos eran de madera, los remontados se hacían manualmente y lo más importante, la temperatura para lograr la fermentación se lograba con hogueras bajo los depósitos, pues la cosecha en La Rioja era más tardía que en Burdeos, y la dureza del invierno riojano impedía una correcta fermentación. Debido al cambio climático este problema es cada vez menor, y actualmente se puede hacer a temperatura ambiente.

Una vez fermentado el vino, si la cosecha es de calidad, se suele criar en barricas de roble francés o americano. Cada tipo de roble aporta matices al vino, siendo el francés más apreciado por sus notas especiadas, ya que el americano ofrece aromas más dulces como canela, regaliz o chocolate. En esta bodega cuentan con un parque de 15.000 barricas de roble francés y americano. La crianza en barrica está regulada por el Consejo Regulador de La Rioja que controla tanto el tamaño del barril, como los tiempos de crianza.

Una de las claves para lograr un gran vino son los trasiegos, que consisten en vaciar las barricas, limpiarlas y volverlas a llenar. Estos trasiegos se suelen hacer cada seis meses, aunque algunas bodegas prefieren hacerlo cada menos tiempo. Para garantizar que las distintas añadas de vino no se mezclan, en Bodegas Franco Españolas los tienen agrupados en líneas numeradas. Otras bodegas pintan con tiza códigos en las barricas. Antiguamente el vaciado y la limpieza se hacían de forma manual, pero actualmente se cuenta con maquinaria que permite un proceso más rápido, mejorando la frecuencia de los trasiegos. Los enólogos además aprovechan estas ocasiones para catar los vinos y elegir si su crianza evoluciona en un tipo de roble u otro, y en barricas nuevas o con algunos años de uso, logrando así los aromas y matices deseados.

Tras la crianza en barrica el vino se ensambla en los depósitos para homogeneizarlo y se embotella para continuar su crianza en botella. En nuestro recorrido por Bodegas Franco Españolas primero visitamos el cementerio, donde duermen botellas de las mejores cosechas de La Rioja, algunas incluso de la primera cosecha de la bodega. Antaño incluso se cedía espacio en el cementerio a propietarios privados que guardaban allí sus mejores vinos. Sin embargo estos caldos sólo tienen un valor cultural, histórico o de coleccionista, pues la vida de un vino no es tan larga.

En el auténtico botellero, con capacidad para más de un millón de botellas, las condiciones de humedad y temperatura son ótimas gracias a estar en espacios bajo tierra. Aún así hay diferentes lugares dónde se cría el vino en botella, alguno de ellos excavado en la propia roca para las mejores cosechas. Además el enólogo de la bodega es un artista que ha decorado los tubos que conectan la maquinaria de los trasiegos con los depósitos para mostrar los diferentes colores que adquiere el vino en función de si es joven (tonos violáceos), crianza (picotas y rojos intensos) reservas (rojo rubí) o grandes reservas (tonos anaranjados). El cambio de color se produce por los taninos de la madera, que son amarillos, y combinados con los taninos violáceos de los hollejos genera esta gama cromática.

El recorrido por la bodega incluyó un recorrido por exposiciones en honor al corcho que garantiza la transpiración del vino en la botella y su estanqueidad. A las campañas de publicidad de mediados del Siglo XX, especialmente de su famoso Diamante y a un recorrido fotográfico por la historia de la bodega.

Sin embargo, la visita se acaba como se merece, con una estupenda copa de vino y un aperitivo en la tienda de la bodega. Comienzo ideal de una buena sesión de pinchos y vinos en la próxima calle Laurel

written by alehopgm on 2011-07-27 #places #wine #location #winery #blanco #bodega #vino #vinos #logrono #rioja #bodegas #diamante #food-and-drink #la-rioja #reserva #tinto #crianza #trasiego #franco-espanolas

Kickstarter

Bringing an iconic aesthetic to square format instant photography, the Diana Instant Square fills frames with strong, saturated colors and rich, moody vignetting. Built to let your inspiration run wild, our latest innovation features a Multiple Exposure Mode, a Bulb Mode for long exposures, a hot shoe adapter and so much more! It’s even compatible with all of the lenses created for the Diana F+ so that you can shake up your perspective anytime, anywhere. No two shots will ever be the same. Back us on Kickstarter now!

More Interesting Articles