Lomo 135 BC y 135M

El modelo LOMO 135 procede de la famosa fábrica LOMO PLC en St Petersburgo. Su característica más destacable es el mecanismo que hace posible sacar 8 fotos seguidas sin rebobinar.

En 1975, la LOMO 135 BC y algunos años más tarde la LOMO 135 M ven la luz. Fueron las sucesoras de la famosa cámara “Leningrad”, sin embargo, la LOMO 35 M es una de las mejores cámaras LOMO PLC producida con cuerpo de metal, una excelente y luminosa lente, un mecanismo de relojería y un equipamiento completo.

La cámara Leningrad tenía dos inconvenientes: en primer lugar, no estaba preparada para un revelado automático de la película comercial, ya que no dejaba espacio entre los fotogramas, y la segunda, su mecanismo es tan rudo que a veces se rompía la película al rebobinarla. Los primeros en plantear una cámara si esos defectos fue Mikhail Grigorijewitsch Kholomyansky y Olga Tsvetkova, dos de las principales figuras que desarrollaron la LOMO KOMPAKT AUTOMAT unos años después, trabajando en grupo. Desarrollaron un mecanismo llamado “fricción” que regulaba la potencia del resorte, que impedía la ruptura de la película. Por otra parte, la cómoda 135 BC incluyó un mecanismo similar a la Leningrad y permitía sacar 8 fotos (3 por segundo) sin avanzar la película manualmente. La 135 BC también incluyó espacio entre los fotogramas, lo que permitía el revelado automático. La LOMO 135 BC fue un gran éxito, se produjo en serie y fue sustituida posteriormente por una ligeramente mejorada LOMO 135 M.

Como sucedió con muchas otras cámaras rusas de este período (no como la última LOMO LC-A), otras cámaras sirvieron como modelo para crear esta. No solo el diseño, sino también, las características de la LOMO 135 recuerdan a la clásica Rollei 35 alemana creada en 1966. La zapata del flash está situada en la parte inferior de la cámara, lo que es muy raro en este tipo de cámaras compactas.

La LOMO 135 es definitivamente un objeto de deseo. A pesar de que era buscado, la cámara no es tan pequeña como la Rollei 35 alemana y tiene una apariencia muy robusta. Tiene control de apertura y velocidad, incluyendo modo “B”, y fáciles controles de enfoque, conexión para flash, entrada para trípode y conexión para cable disparador. La capacidad de hacer 8 fotos seguidas es una gran característica para experimentar y te hará especialmente feliz cuando capturas movimiento y disparo automático. ¡No pienses, no respires, solo dispara! ¿Qué más se puede pedir?. ¡El visor! Tiene cuatro indicadores de distancia que la LOMO-original de pequeños dibujos. La LOMO LC-A producida antes de 1997 tenía la misma característica.

Consejos y trucos

Registrando el movimiento

El mecanismo de resorte de la cámara permite realizar 8 fotos seguidas. Son posibles 3 fotos por segundo. Hay muchas posibilidades de usar esta función. Una es posicionarse y registrar el movimiento (por ejemplo, alguien corriendo hacia ti) sin mover la cámara. Clack, clack, clack, clack, clack, clack, clack, clack. Cuando veas la foto verás las fotos superpuestas- el objeto en movimiento y el fondo quieto.

Muévete tú mismo!

Igual que el anterior pero a la inversa. Esta vez el sujeto está quieto y te mueves tú. Coge tu LOMO 135 y practica la regla número 5: “…acércate todo cuanto puedas.” Corre, anda, baila o vuela hacia el sujeto desde una distancia de 10 metros hasta 1 metro o menos y dispara durante el trayecto.

Doble exposición accidental

Una cosa que M.G. Kholomyansky y Olga Tsvetkova, los constructores del mecanismo de la LOMO 135, no pensaron es en el final de la película. Simplemente no hay indicador cuando la película llega al final. En otras cámaras es imposible girar la película al final, pero no es el caso de la LOMO 135. Puedes continuamente rearmar el mecanismo y multi exponer el último fotograma aunque no lo desees (o no quieras).

written by shhquiet on 2011-06-05 #gear #35mm #review #lomo #organizacion
translated by chanzo

More Interesting Articles