Libre albedrío y libertad

3

Los filósofos han discutido durante siglos sobre qué es la libertad y si gozamos de ella o no. Aquí os presentamos un vistazo general a los distintos argumentos. ¡Sigue leyendo y medita sobre ellos!

Créditos: scootiepye

Antes de empezar, te pedimos un poco de paciencia: en este artículo usaremos un poco de jerga filosófica, así que hemos pensado que poner un pequeño glosario al final podría resultar útil. También incluimos algunos enlaces a otros artículos por si queréis buscar más información sobre alguna de las ideas que vamos a tratar.

Determinismo – La raíz del problema.

Las discusiones en torno al libre albedrío nacen de la idea (conocida como Determinismo) de que cada suceso en el mundo es resultado de un suceso anterior. Por ejemplo, cuando decido hacer una foto a un amigo durante una noche de juerga, las causas de tal decisión son: ver la sonrisa de mi amigo, haberme llevado mi cámara conmigo esa noche, y mi deseo de capturar una imagen de mi amigo feliz. Así que mi decisión de hacer una foto es parte de una cadena de causas y efectos, elecciones, decisiones y acciones. Esta cadena se alarga hasta mucho antes de nuestra noche de juerga; hasta mucho antes de comprarme mi cámara; antes de conocer a mi amigo; antes de que yo hubiera nacido ¡y aún más allá hasta el principio de los tiempos!

Podéis leer esta entrada de la Enciclopedia Stanford para saber más sobre el Determinismo.

‘Houston, tenemos un problema’

Sin embargo, muchos filósofos han expresado sus dudas respecto al Determinismo. Se preguntan: ¿cómo puedo ser responsable de mi decisión de hacerle una foto a mi amigo, cuando no tengo ninguna responsabilidad sobre muchas cosas que ocurrieron en el pasado? Yo no era responsable de cómo eran las cosas antes de que naciera, así que ¿cómo puedo ser responsable de lo que viene ocurriendo después de que yo naciera? Cuando pensamos que las elecciones y decisiones son ‘libres’, a muchos de nosotros nos gusta creer que somos los responsables finales de ellas; pero si nuestras decisiones y elecciones son sólo parte de una larga cadena causal, parece que para ser el responsable final de mi decisión de hacer una foto ahora debo haber iniciado la cadena causal en el principio de los tiempos. ¡Y eso es imposible!

Esta aproximación pesimista a la situación es conocida como Determinismo Puro. Para saber más, podéis leer sobre ella en este artículo .

Créditos: lomovan

‘Solución’ uno – ¡el Determinismo es falso!

Una manera de resolver el problema (a simple vista) es rechazar el Determinismo y afirmar que no todo lo que ocurre en el mundo está causado por otra acción anterior. La física cuántica nos ha demostrado que algunas cosas ocurren por azar sin causa alguna, así que algunos filósofos han argumentado que nuestras decisiones y elecciones son libres porque o bien carecen de causa o bien las produce una ‘causa sin causa’. Esta posición es denominada Libertarismo.

Cierto es que esta respuesta no parece llevarnos muy lejos. Si mi decisión de hacer una foto a mi amigo no la causa nada, ¿cómo puedo ser responsable de ella? Algo que sucede por puro azar, parece justo lo contrario de ser libre. Así pues, parece que rechazar el Determinismo no es una gran respuesta: queremos que nuestras decisiones y elecciones estén causadas por algo, para poder decir que son libres.

A lo mejor no estamos siendo muy justos en este punto. Podéis leer este artículo para aprender un poco más sobre Libertarismo.

Créditos: lovelyrabbit

‘Solución’ dos – ¿a quién le importa un bledo la Responsabilidad Final?

Otro modo de dar respuesta al problema es aceptar el Determinismo, y rechazar la idea de que necesitamos responsabilidad final sobre nuestras elecciones para ser libres. A este tipo de respuesta se lo conoce como Compatibilismo porque quienes lo defienden creen que el Determinismo y el libre albedrío son compatibles.

Así pues, el compatibilista acepta que nuestras elecciones y decisiones están causadas por elecciones y decisiones anteriores, e incluso aceptan que esta cadena causal se extiende hasta el principio de los tiempos; pero aseguran que no nos debe importar no ser los responsables finales de nuestras elecciones y decisiones. ¿A quién le importa que yo iniciara la cadena causal? Lo único que nos debería preocupar al hablar de libre albedrío y Libertad es que nuestras acciones son voluntarias. Así que mi decisión de hacer una foto de mi amigo es libre porque nace de quién yo soy como persona. Nadie me puso una pistola en la cabeza y me exigió que hiciera la foto. En realidad, yo quería hacerla.

Créditos: stouf

El Compatibilismo parece una respuesta más firme al Determinismo Puro, pero plantea sus propios problemas. La respuesta mayor es ésta: tal y como el Compatibilismo puede comenzar su argumento declarando que ‘nos importa un bledo la Responsabilidad Final’, el Determinismo Puro puede contestar al Compatibilismo diciendo que ‘nos importa un bledo la libertad compatibilista’. ¿Por qué el nivel de control del que hablan los compatibilistas es suficiente? Sólo porque puedo realizar mis elecciones y tomar mis decisiones, no implica obligatoriamente que esas elecciones y decisiones sean libres y responsables. El libre albedrío compatibilista puede a menudo parecer una semi-libertad poco atractiva; una renuncia basada en el hecho de que no podemos poseer la auténtica libertad.

Y una vez más, ésta puede parecer una reacción injusta. Leed este artículo para ampliar vuestro conocimiento sobre el Compatibilismo.

Créditos: susielomovitz

Solucíón tres – ¡Libérate!

Una tercera opción consiste en reconocer los aciertos y los puntos débiles en las argumentaciones tanto del Determinismo Puro como del Compatibilismo como un modo de liberarse del problema. Es decir, en lugar de considerar al Determinismo Puro y al Compatibilismo como respuestas objetivamente ‘acertadas’ o ‘equivocadas’ al Determinismo, podemos considerarlos como respuestas basadas en la emoción.

De acuerdo con este punto de vista el Determinismo Puro y el Compatibilismo son como la gente pesimista y la optimista. El determinista puro es pesimista: contempla el Determinismo y grita ‘¡dios! La vida es terrible; de ningún modo puedo ser el responsable final de mi decisión de hacer una foto a mi amigo’. Por el contrario, el compatibilista es un optimista. Contempla el Determinismo y dice con calma: ‘la vida está bien. ¿A quién le importa si no soy el responsable final de la foto? Yo realicé la elección y tomé la decisión y eso es todo lo que me importa’. Así que, una parte ve el vaso medio lleno (Determinismo); mientras que el otro lo ve como medio vacío.

Cuando uno sigue la senda de la ‘liberación’, el Determinismo se convierte en un problema sólo si uno lo desea. Si realmente ansías el control final sobre todo en la vida, entonces sí; el Determinismo va a provocarte varias noches de insomnio. Pero si como el compatibilista, eres un poco más realista sobre el tipo de control que deseas tener sobre tus acciones, aún puedes ser completamente feliz. Así que una vez empezamos a contemplar el Determinismo Puro y el Compatibilismo como respuestas subjetivas más que como objetivas al Determinismo, ¡quizás podamos dejar de preocuparnos tanto sobre ellos! Aunque desde luego (como siempre sucede en la Filosofía) existen importantes argumentos que pueden presentarse contra esta postura. ¿Y tú qué crees? ¡Comparte tu opinión en los comentarios!

Créditos: boredbone

Glosario

  • Determinismo – La creencia de que cada suceso es debido a otro suceso anterior.
  • Determinismo Puro – La creencia de que el Determinismo y el libre albedrío son incompatibles.
  • Libertarismo – La creencia de que el Determinismo es falso y nosotros somos libres.
  • Compatibilismo – La creencia de que el Determinismo y el libre albedrío son compatibles.

¿Quieres aprender más cosas sobre el futuro analógico? Dirígete al Micrositio, participa en nuestro concurso Dispara tu profecía y descárgate los carteles el Futuro es Analógico

written by tomas_bates on 2011-04-08 #lifestyle #free #analogue #future #philosophy #will #let #loose
translated by basho

3 Comments

  1. basho
    basho ·

    Yo prefiero la vía Zen, que conste: no pienses, ¡dispara! Siempre he considerado la fotografía en general y la lomografía en particular como haikus visuales: historias enormes contenidas en minúsculas obras de arte. Mmmm esto da para un artículo...

  2. joan_primer2do
    joan_primer2do ·

    Que interesante articulo! Estudio psicología y justo me estan pasando esto jeje perspectivas. Me quedo con la vía zen.

  3. noema
    noema ·

    ¿estoy predeterminada a pensar que tengo el control de las cosas o soy libre de pensar que todo es predeterminado? aun no me decido

More Interesting Articles