Vida de un Lomosapien: soy un noctámbulo

En cuanto se pone el sol, agarro mi equipo fotográfico y me pongo a buscar algo interesante que retratar. Lo que me atrae es la apariencia fantasmal de la noche, los vastos espacios vacíos, las calles sin gente y las carreteras sin tráfico durante las primeras horas de la mañana. Cuando todo está en calma y el único sonido es el satisfactorio click producido por tu obturador al cerrarse tras una exposición larga. Es entonces cuando yo estoy en mi elemento.

La fotografía nocturna no es tan difícil como algunos puedan pensar y tampoco tiene que ser algo muy técnico. Yo me limito a cargar la película de que dispongo en el momento, asegurarme de que la cámara que quiero usar está ajustada en posición “B”, cargar con mi trípode y cable disparador y ¡allá voy! Si no tienes un trípode, siempre puedes tratar de estabilizar la cámara contra un muro; y si no tienes cable disparador te sugiero un trozo de cinta adhesiva que mantenga el botón disparador apretado (esto funciona de fábula con la Lomography Fisheye2, que carece de entrada para atornillarle un cable disparador).

Me enamoré de la fotografía nocturna mientras estudiaba en la universidad. Recuerdo sentirme intrigado de manera inmediata por algunas fotos nocturnas que había encontrado en un libro de Billy Brandt, y que me llevaron a probar suerte con este tipo de fotografía. Para que aprendiera algunos trucos sobre el tema, mi tutor de entonces me dio un artículo acerca de un fotógrafo llamado Michael Kenna. En ese artículo, Kenna daba ejemplos de tiempos de exposición y consejos para hacer fotos de noche que usé como base para empezar a hacer mis propias fotos. No fue hasta que estudié más detenidamente la obra de Kenna que me di cuenta de lo fantástica que podía ser la fotografía nocturna. El modo en que Kenna captura la luz y la atmósfera que lo rodea me inspiró. Algunas de las exposiciones de Kenna eran muy largas y daban lugar a resultados sorprendentes, sobre todo cuando las imágenes contienen elementos en movimiento. Sus paisajes marinos, por ejemplo, se encuentran entre mis favoritos.

Recomiendo a cualquier propietario de una cámara Lomo o de una réflex que pruebe la fotografía nocturna. Mi consejo para el cálculo del tiempo de exposición es… de 2 a 5 minutos para áreas con iluminación callejera cercana; entre 10 y 30 minutos para lugares sin luz; y si estás en una zona sin polución lumínica o si la noche que has escogido es muy oscura, trata de usar exposiciones superiores a una hora.

Ahora que he compartido con vosotros mi amor por la fotografía nocturna, me interesa conocer qué es lo que os apasiona a vosotros. ¿Cuál es vuestro estilo favorito de fotografía? ¿Cuándo disfrutas más haciendo fotos? ¿Y cuáles son tus fotógrafos favoritos? Por favor, comparte tus inquietudes en los comentarios.

Danny Wood es el líder de la banda punk The Panicstruck. Además de trabajar como diseñador de páginas web y un lomógrafo entusiasta, publica su propio Blog sobre Fotografía Analógica.

written by dannyjwood on 2011-03-12 #lifestyle #analogico #estilo #columna #lomosapien #panicstruck #danny-wood
translated by basho

More Interesting Articles