Capítulo 21: Queremos Más Lomo LC-As! Duras Negociaciones en San Petersburgo

Este extracto se ha tomado de “El Gran Libro de la LC-A”. Pronto, más capítulos…

ILYA IOSIFOVICH KLEBANOV: EL VICEPRIMER MINISTRO DE LA FEDERACIÓN RUSA (GRACIAS A LA LOMO LC-A)
Ilya Klebanov empezó a trabajar para LOMO PLC en 1977 como ingeniero de construcción y llegó a Director General de trabajos ópticos en 1992. Fue él quien lideró la gran compañía de San Petersburgo durante los duros momentos de su privatización y quien ayudó a promover y mejorar los productos de la compañía, especialmente en los ámbitos de endoscopios y aparatos de visión nocturna. Después de que Klebanov se negara a reunirse con los poco parecidos a hombres de negocios Lomógrafos la primera vez que fueron a visitar LOMO PLC, los futuros compañeros se conocieron finalmente en 1995. Quizás tuvo algo que ver en el cambio de opinión la botella de 5 litros de whisky que los austriacos le llevaron como regalo! A pesar de las arduas negociaciones que siempre se producían en sus reuniones, los Lomógrafos y el duro pero campechano Director General llegaron a ser cordiales amigos. Esto no está poco relacionado con el hecho de que Klebanov tomó parte en la histórica reunión con Putin, la que se dice que fue la primera reunión auténtica entre el entonces Director General y el último Presidente de la Federación Rusa. Años después, Klebanov llegó a ser Viceprimer Ministro de Rusia gracias a las buenas relaciones entre él y Putin que la LOMO LC-A favoreció.

Justo después de la visita a Rusia la Lomographische GmbH (Sociedad de Responsabilidad Limitada) se registró oficialmente en Viena y la primera “Embajada Lomográfica” se abrió en Berlin. ¿Que son las Embajadas Lomográficas? Consisten en Embajadores Lomográficos (LAMB) y son los lugares, relacionados globalmente, que representan a la Lomografía en los lugares más importantes del mundo. La idea nació en Viena, donde periódicamente largas cartas inundaban el cuartel general de la Lomografía de motivados Lomógrafos de todo el mundo anunciando: “Queremos promover exposiciones y campañas Lomográficas en nuestras ciudades y llevar la grandiosa LOMO LC-A a cada hombre y mujer! ¿Qué podemos hacer?” Un día, cuando estaban en una sauna, a los Lomógrafos se les ocurrió la idea de tener un sistema de LomoEmbajadas. “Como cualquier otra nación o movimiento artístico de importancia, estableceremos un sistema mundial de Embajadas. Estas LomoEmbajadas y sus correspondientes Embajadores representarán a la Lomorafía en sus paises y harán lo posible para que nuestro pequeño movimiento fotográfico crezca rápida y constantemente!” acordaron felizmente los Lomógrafos.

Poco tiempo después se nombraron oficialmente los primeros LomoEmbajadores de Berlín, Stefan y Elisabeth. En 1995, celebraron una fantástica ceremonia de inauguración en el “Hafenbar“ de Berlín Este. Esto ocurrió porque el día de la exposición de inauguración, la Embajadora Elisabeth apareció en el programa matutino de Radio Fritz hablando de Lomografía y difundió su contagiosa risa entre las masas. El resultado: la mitad de Berlin se levantó, y de ninguna manera quería perderse la rutilante fiesta en el Hafenbar; literalmente arrancaron las cámaras de las manos de los Lomógrafos. ¡Era fundamental tener más LOMO LC-As! La petición se trasladó inmediatamente a San Petersburgo y LOMO PLC envió 1.000 cámaras al mes entre Julio y Septiembre. Pero incluso esta cantidad de cámaras era insuficiente para la joven empresa, que en este tiempo había abierto LomoEmbajadas en Bregenz, Innsbruck y Munich. A principios de cada mes las joyas rusas estaban agotadas! En Octubre de 1995, cuando los Lomógrafos pidieron 3.000 cámaras al mes, una respuesta inesperada vino de los rusos: “Como nosotros enviamos las cámaras, costará un 50% más por cámara“.

¡¿Qué?! ¿Cómo era posible? Lo que parecía tan sencillo desde la perspectiva del mercado libre de los austriacos (al final las cámaras se estaban vendiendo como pan caliente), era, desgraciadamente, mucho más complicado en San Petersburgo. Ocupados en su propia supervivencia en el moderno mercado capitalista, LOMO PLC había interrumpido la producción de la cámara y quería concentrarse únicamente en la fabricación de dispositivos ópticos para propósitos médicos y militares. Recientemente LOMO PLC había vaciado su almacén de cámaras y regalado los excedentes de cámaras Smena a alumnos de colegios. Es importante señalar que la LOMO LC-A’s, anterioemente suministrada a la Sociedad Lomográfica, se ensamblaba con repuestos. La fabricación de estas partes se había suspendido mucho antes de la emergencia de los Lomógrafos. Esto se debió a las condiciones del mercado libre que hicieron la producción completamente insostenible. La reanudación de la fabricación completa de la LOMO LC-A representaría altísimos costes e inversiones de capital, que explicaban la enorme y repentina subida del precio por parte de LOMO PLC.

Sin embargo los Lomógrafos no conocían estos antecedentes, e indignados con el exagerado e infundado incremento de los precios tomaron un avión a San Petersburgo. Siguieron duras negociaciones. Los vieneses habían sido enseñados por un consultor de negocios, lo que recibió mala acogida por parte de los rusos. Durante días ninguna de las partes cedería. Para los vieneses había mucho en juego, ya que ahora eran dueños de una empresa y ciertas obligaciones estaban relacionadas (sobre todo, la obligación de pagar al banco el crédito). El Director General de LOMO PLC por su parte, sentía que con la propuesta de incremento del 50% les estaba haciendo un favor a los Lomógrafos. La última unidad del almacén finalmente se había vendido, muchas de las máquinas estaban viejas y rotas y la mayoría de los trabajadores estaban listos para ser despedidos. Más producción de la LOMO LC-A bajo las condiciones de ese momento significarían una enorme inversión financiera. Al final, se pusieron de acuerdo en un precio tras muchos cálculos hechos por los de San Petersburgo, que no disfrutaban intentando concertar el precio. Éste era un 100% más que el inicial. Sin embargo, en los meses siguientes siguió incrementándose en relación a la producción en San Petersburgo lo que dificultaba el día a día y así las negociaciones llegaron a un estancamiento temporal.

“Njet, Njet y otra vez Njet” se oía en la enorme fábrica por parte de la Dirección en relación con la continuación de la fabricación de la pequeña cámara. Los Lomógrafos tenían cuatro meses para pensar en todo lo que podían hacer para hacerse entender con el Director General Klebanov. A finales de 1995 la fábrica de San Petersburgo reanudó el envío de la LOMO LC-A. Acto seguido, los Lomógrafos tuvieron que presentar un plan demostrando cómo la producción podría financiarse en el futuro.

Visita el micrositio del libro

written by ungrumpy on 2011-02-03 #lc-a #library #lomo #libro #historia
translated by lady_diana

More Interesting Articles