Capítulo 2: Las 10 Regalas de Oro de Lomography

Este extracto se ha tomado de “El gran libro de la LC-A”. Pronto más capítulos…

1 Lleva tu cámara siempre contigo
Como cualquier impulso irracional, la lomografía ni se planea ni se predice. Es como si te dejaras llevar por tu voz interior y tus deseos más ocultos. La lomografía te asalta a cada momento y te susurra: “Ahí hay belleza, ¿probamos?”
Imagina que estás en el garaje, en un bosque, en un Airbus, en un hamman, en el trabajo, en la cima del Fujiyama o tomando el desayuno en la cama. De pronto, el dedo con el que disparas empieza a temblar, tus ojos están hambrientos, tu alma se consume en deseos de obtener imágenes. Te haces con la LOMO LC-A, disparas, aahhh, disparas, esta ha salido mejor, sigues disparando… Entonces ocurre, el deseo irrefrenable de captar todo a tu alrededor te nubla los sentidos y ya no te deja escapar. Pero tú no quieres escapar, porque ya estás dentro, ya sientes la Lomografía y la vida empieza a palpitar. Es la mejor adicción del mundo.
¿Sabías que las mejores fotos surgen de situaciones impulsivas y espontáneas, y que muchas quedan sin captar porque, simplemente, nadie tiene una cámara encima? La LOMO LC-A es tan rápida y compacta que pasa a convertirse en parte de ti. Llega a niveles fotográficos que otras cámaras ni siquiera pueden rozar: los momentos repentinos, imprevisibles, espontáneos; esos pequeños e intensos bocados de realidad. Abre bien los ojos y ve con tu LOMO LC-A a todas partes.

2 Utilízala siempre: de día y de noche
Cada segundo es especial para ti y tu LOMO LC-A; cada momento es grandioso. Cuando estás lomografiando, aparte de saborear cada preciso instante de tu vida con mayor intensidad, también estás conservando el presente para el futuro. Todo queda plasmado en esas lomografías brillantes, oscuras, temperamentales, borrosas, nítidas, coloridas, grises, abstractas, directas, románticas…
Tus sentimientos, tus recuerdos y tus lomografías, todo se combina para obtener una percepción más completa y auténtica de ti mismo y tu vida. Porque hay algo más que días de sol, vacaciones y los cumpleaños de los abuelos, ¿verdad? Porque siempre hay un momento que merece una foto, a la luz del sol o bajo la luna, sigue despierto, créate a ti mismo, tu forma de ser, tu diseño. Dispara impulsivamente y no permitas que ningún momento quede en el olvido con lomografías delicadas, tontas, bellas, artísticas e insustanciales.
Ser es ser percibido, es lomografiar. Usa tu LOMO LC-A mientras vivas.

3 La Lomografía no interfiere en tu ritmo de vida, forma parte de él
No van a surgir problemas de convivencia: la LOMO LC-A es lo que siempre has pedido a la vida; tu nuevo mejor amigo, tu colega para ir de copas, tu líder espiritual y amante, todo a la vez. Trabajas con la cámara, bebes con la cámara, duermes con la cámara. La Lomografía se convierte en un hábito natural y comunicativo de tu vida, como hablar, andar, comer, pensar, reír y amar.
Como lomógrafo, no solo fotografías una situación, sino que pasas a convertirte en parte de esa situación. La vida exhala lomografías y la Lomografía transpira vida. Te ríes, lloras, caminas, hablas, piensas y amas, y eres parte de una lomografía. Haces fotos y haces lomografías.
La Lomografía es una prueba irrefutable de tu existencia, un manifiesto constante de tus ganas de vivir y un campo de atracción magnética donde confluyen tus sentimientos más intensos.

4 Dispara desde la cadera
La perspectiva tras el visor es el ángulo más normal para fotografiar. Este ángulo está limitado a una distancia de entre 1,1 a 2,2 metros desde el nivel del suelo. Pero, ¿qué ocurre por encima y por debajo de esta distancia? ¿Cómo ven el mundo un perro, un gato, un bebé, una pulga, un gusano, un pájaro y un insecto? No te escondas tras la cámara, no te ates con convencionalismos absurdos. No mires por el visor, pasa de las distancias de seguridad y ¡suéltate el pelo!
Sube las manos, bájalas, extiéndelas, lomografía de arriba a abajo y de abajo a arriba, hacia delante, hacia atrás, apuntándote de frente, apuntando a tus zapatos, tus calcetines, tus caderas, tus botones, tu cinturón, tu trasero ¡Asssúcar! La LOMO LC-A es tan manejable como un guante y te ofrece funciones de enfoque con una rapidez vertiginosa para que puedas captar cualquier situación en décimas de segundo. Prueba a disparar desde la cadera y descubre un mundo lleno de dimensiones.

5 Acércate lo más posible a tus objetos de deseo lomográfico
Una misión vital de tu existencia lomográfica es llegar al fondo de las cosas e investigar el mundo desde dentro.
Como con las relaciones humanas, tienes que mostrarte educado, agradable, comprensivo e interesado en conocer todo sobre el sujeto de tu fotografía. Cuando sientas que ha llegado el momento, ¡dispara! Prueba y verás que toda esa empatía que has desarrollado hacia tu sujeto lomografiado queda reflejada en la imagen. Conecta con tu sujeto y estrecha lazos con él.
Sonríes y dices hola, la LOMO LC-A participa y media en tus relaciones, das los buenos días y disparas, la cámara te ayuda a saber qué quieres y siempre te echa un cable para hablar con alguien en una fiesta aburrida. Dispara, esa foto va a ser buena, dispara, ¿te la puedo enviar por correo electrónico? Dispara, genial, dispara, te quiero, dispara, comunícate, habla. Más comunicación significa mejores lomografías. Acércate, un poco más, no tengas miedo: ríete y conseguirás que todos te quieran por ser tú y por tu LOMO LC-A, y además se darán cuenta de que la Lomografía es la cosa más natural del mundo.

6 No pienses. (William Firebrace)
Las percepciones más brillantes y atractivas son aquellas que nos regalan las primeras impresiones. Son momentos sensoriales totalmente sensuales y visuales, y que se suceden en ese lapso de tiempo que tiene lugar entre que la información captada por los sentidos llega al cerebro y permanece sin filtrar. Pasados unos milisegundos, ya es demasiado tarde: el razonamiento hace acto de presencia con su torpe melancolía y esa primera percepción de instantánea belleza se enmaraña en conceptos, abstracciones, ideas y problemas aburridos. ¡La vida es así! ¡No!
Hemos descubierto una forma fácil de echar por tierra este argumento: ¡No pienses! Tira por la borda tu esquema intelectual, deja que el flujo de información sin filtrar circule libremente por tu mente, sin catalogarla, pura. Dispara, siente, percibe y dispara, diviértete, dispara allá donde dirijas la mirada, a todo lo que te atraiga, te sorprenda, emocione, seduzca.
La Lomografía aporta un nuevo y divertido incentivo a tu actividad intelectual con revelaciones auténticas, sencillas y maravillosas.

7 Sé rápido
El mundo en que vivimos viaja en tren de alta velocidad, sin frenos y por un complejo sistema de vías que la mayoría de la gente, de hecho todos nosotros, hemos dejado de entender. ¡Qué emocionante panorama para el ojo lomográfico!
Los movimientos, las acciones y los momentos lomográficos no están en la barra de un bar esperando a que tú los fotografíes… un monitor de piscina con una barriga nada atlética, un campeón de baile con un vestido súper ceñido, un perro con lacito rosa, un conductor de autobús con gafas culo botella, tu padre en la ducha. Créenos, no se matan por que les eches una foto, pero tú te mueres por inmortalizarlos de esa guisa.
Así que, damas y caballeros: dirijan su dedo hacia el medidor de enfoque zonal de la LOMO LC-A, tengan confianza en sí mismos y en la exposición automática, metan barriga y actúen con rapidez para capturar ese guiño e imagen fortuita del destino. Aguanta la respiración, atrévete, aprovecha una oportunidad, muévete, dispara, corre, diviértete, sé rápido, ¡esto es la Lomografía!

8 No necesitas saber de antemano lo que ha captado la película
Nunca puedes predecir las imágenes que saldrán de la LOMO LC-A, ya que son muchos los factores que determinan el resultado final: la sincronía entre los mecanismos chinos y rusos de la cámara, la película (que a menudo está caducada), los tratamientos de emulsión química, el empeño del técnico de revelado, la luz natural y artificial, tu capacidad artística y un largo etcétera.
Además, esto de la Lomografía suele ser un acto inconsciente que no se puede controlar. Las lomografías surgen de una plétora de situaciones, ideas, visiones e intenciones diferentes e imprevistas. Depende de ti. Tu ingeniosa interacción con el mundo exterior y sus coincidencias casuales inclinan la balanza: ¿lomografiar o no lomografiar? Estás en esto porque es muy divertido, porque te despierta la curiosidad, porque es emocionante no tener certezas del resultado y porque tu creatividad, intuición e inspiración vuelan tan alto que nunca habrías imaginado algo así para ti.
Vivir con la LOMO LC-A significa vivir con lo impredecible, la incertidumbre y las coincidencias; es decir, es vivir en libertad.

9 Luego tampoco
Unos días más tarde vas al laboratorio a por tus lomografías y no puedes creer lo que ven tus ojos: ¿Quién es ese? ¿Qué es ese color? ¿Cuándo hice esta foto? ¿De quién es ese pelo? ¿Esa soy yo? No es Miriam… interesante, y también salen los pies de Paco… ¡guau! Tu colección de mariposas, qué pena, una botella de aguardiente, una cabeza inmensa, desenfoques, sonrisas, dientes, exposiciones dobles accidentales…
Nunca acabarás de entender el mundo y tus lomografías aún menos.
No intentes analizarlas: obsérvalas de forma distinta y deja que te cuenten la historia de cada una para empaparte con ellas. Tus acciones lomográficas son un registro constante de tu existencia; un archivo en el que se ilustran las aventuras de tu vida en todas sus variantes, sensaciones, formas, colores, rostros y recuerdos borrosos. No necesitas saber qué quedará después en la película, sólo lee entre líneas, entre las lomografías, aprende a ver con otros ojos y leer sus formas, sentimientos, expresiones, cambios, locuras: ¡tu vida!

10 Pasa de las normas
No escuches a nadie, permanece fiel a ti mismo, sigue el dictado de tu voz lomográfica interior y no olvides que en cualquier lugar puede presentarse una oportunidad de oro.
Crea un concepto de Lomografía que te valga a ti, olvídate de todo lo que te han enseñado, de las reglas sociales, doctrinas, conocimiento y todo lo aprendido o sin aprender sobre fotografía. Libera tus deseos más ocultos, muévete, no pares de lomografiar. Cree en ti mismo, concéntrate en las cosas importantes y en las menos importantes, disfruta de la vida según venga, olvídate de que tienes una cámara en la mano y dispara hasta que tus ojos estén incandescentes.

¿Quién demonios ha hecho estos dibujos?
Las ilustraciones que puedes ver aquí fueron realizadas por Alexander Djikia. Un artista de Georgia, que vive y trabaja en Moscú, y se inspiro en nuestra amada LOMO LC-A para hacer estos dibujos. Hay que destacar que Alexander Djika fue uno de los primeros Lomógrafos en el mundo.

Disfruta de todos sus dibujos en el Gran Libro de la Lomo LC-A

Visita el micrositio del libro

written by gabysalas on 2011-01-19 #library #10-golden-rules #lomography-books #lomo-lc-a-big-book
translated by makny

More Interesting Articles