El tutorial sobre Lubitel de Cameron Knight

2

Una de las consultas que hacen los fotógrafos profesionales con más frecuencia es sobre la preparación. Desde la elección del equipo, el ángulo de la iluminación, la mejor localización y hasta el disparo en sí mismo, hacer un recorrido virtual a lo largo del trabajo de un fotógrafo es toda una experiencia. En este caso, vemos cómo lo hace Cameron Knight con su Lubitel.

Me gano la vida como periodista gráfico professional. Y como la mayor parte de la gente en lomography.com, soy un fanático total de la película, un adicto a lo analógico y un egomaníaco de la emulsión. Bueno, tal vez esto último no tenga mucho sentido. Lo que quizás no sea tan conocido es que la película y el fotoperiodismo no van necesariamente de la mano. La inmensa mayoría de la industria se ha pasado a lo digital sin volver la vista atrás. Pero siempre que tengo un poco de tiempo para dedicarle a un proyecto, intento disparar película. Eso es precisamente lo que he hecho hace poco en una serie de retratos que realicé para mi publicación, el semanal alternativo CityBeat de Cincinnati. Y voy a conducidos a través de lo que aprendí y cómo llevé a cabo el proyecto final.

La cámara

Nada puede superar la calidad del formato medio, y de hecho éste fue el medio preferido de los retratistas de todo el mundo durante décadas. Así que para mi proyecto decidí emplear la Lubitel Universal. Incluso los más snobs de las cámaras deben reconocer que la Lubitel es una cámara “de verdad”. Tiene un amplio rango de velocidades de obturación y de aperturas entre las que elegir. La lente tiene una apertura máxima relativamente rápida de f/4,5. Y lo que verdaderamente distingue a la Lubitel de cámaras como la Holga o la Diana es la posibilidad de enfocar con precisión. El círculo de enfoque de imagen partida en el centro del visor lleva a la cámara a otro nivel.

El concepto

Así que ésta era la idea. Elegí la película para este proyecto no sólo porque me gusta, sino también por que pensé que encajaba a la perfección con el motivo de los retratos. El tema era “Los trabajadores del collar gris”, un término que acuñé para describir a las personas que se dedican a trabajos antiguos y cada vez menos frecuentes. Hice un montón de llamadas y consulté a muchos de mis compañeros en el semanal. Finalmente, acabé haciendo siete retratos, un número que se ajustaba al espacio en la publicación. Para preparar mi trabajo investigué acerca de las profesiones y entré en contacto con gente que tenía trabajos “del collar gris” en el área de Cincinnati. Finalmente, programé las sesiones.

El equipo

Iluminé todos los retratos con flash. No estoy en contra del uso de montajes complicados con varios flashes, pero en este caso sólo empleé uno: mi antiguo Vivitar 283 con un módulo Varipower. Ya no se fabrica el modelo 283, pero sí el 285, que habría servido igual para estas fotografías. Usé una pequeña caja difusora para algunos de los retratos y un paraguas para otros, y en un par de ellos simplemente el flash.

Para disparar el flash usé un sistema inalámbrico Cactus V2. Es un kif barato con dos elementos. El transmisor se coloca en la zapata de flash de la Lubitel y el receptor tiene otra zapata en la que se coloca el flash a disparar.

También empleé un Minolta Flash Meter V para ajustar las exposiciones, un pie para el flash y una cámara digital para documentar el proceso y ocasionalmente verificar las exposiciones (ya sé que es un poco tramposo, pero tenía un plazo de entrega, así que dadme un respiro).

La película

Para todos los retratos salvo uno, empleé el negativo de 100 ISO de Lomography por su grano fino. También porque encuentro más fáciles de escanear los negativos que las diapositivas. Pero en uno de los casos no me pude resistir, y usé la diapositiva Lomography X-Pro 200 ISO para el retrato final. Seguí el camino tradicional y la revelé por proceso E-6 en lugar de hacer revelado cruzado. Tengo la suerte de que en mi ciudad hay un laboratorio que revela en el mismo día si llevas tu carrete en lunes, miércoles o viernes. Quería unos resultados más predecibles de lo que permite el proceso cruzado, y también quería que el aspecto de la imagen se correspondiera con el del resto de retratos.

El primer disparo: el sombrerero

Antes de empezar este proyecto había usado la Lubitel en muy pocas ocasiones. Así que a efectos prácticos, éste era el primer trabajo serio de mi cámara. Había quedado para la sesión con Gus Miller, el dueño de la sombrerería Batsakes. Aún elabora artesanalmente sus sombreros en el taller, que lleva más de cien años funcionando. Quería fotografiarlo en su lugar de trabajo. En términos de tamaño, el espacio venía a ser como un cuarto de baño pequeño abarrotado de herramientas. Usé el flash desnudo, y lo coloqué en lo alto de una estantería para rebotar la luz en el techo. Fijé la velocidad de obturación a 1/30 s y la apertura a f/5,6. Eso permitía captar un toque de la luz ambiental. También tuve que tener cuidado de que el sombrero que Gus llevaba no proyectara una sombra sobre su cara. Aquí hay un esquema del montaje.

Con el primer retrato me llevé un par de sorpresas. La primera fue agradable. Me quedé impactado de comprobar lo nítidas que eran las fotos. El diseño de lente triple de la cámara no es nada nuevo, y había tenido algunas malas experiencias usando visores con enfoque de imagen partida. Pero mis fotografías eran perfectamente claras y quedaban fenomenales. La segunda sorpresa no fue tan agradable. Como se puede ver, hay una gran marca que cruza de arriba a abajo la parte izquierda de la imagen. Es un reflejo de la lente por culpa del tubo fluorescente que había en el techo. No era una catástrofe, pero me enseñó que debía ser muy cuidadoso de no apuntar la cámara hacia ninguna fuente de luz.

Retrato dos: la caligrafista

Así que aprendí la lección en lo que a los destellos en las lentes se refiere. Mi siguiente retrato era el de Ann Bain, una caligrafista. Trabajaba en un pequeño rincón de lo que parecía haber sido un salón. Tenía hojas de libros, un escritorio lleno de material de escritura y algunos trabajos preciosos colgados en las paredes. Para este retrato usé una clásica iluminación “Rembrandt”, que se crea colocando la luz ladeada 45º con respecto al sujeto, y 45º por encima de él. Como quería que toda el área de trabajo quedase iluminada, acoplé la pequeña caja difusora al flash y lo ubiqué tan alejado como pude. La distancia máxima estaba limitada por el techo. Ésta era la disposición.

Decidí disparar este retrato desde un ángulo bajo porque quería incluir el letrero de “Scriptorium” que había en la pared. Me preocupaban un poco los reflejos que pudieran causar los cristales de sus gafas, pero me parecía que habérselas hecho quitar habría restado parte del significado al retrato. Me parece que las gafas son un elemento que destaca la minuciosidad con la que debe llevar a cabo su trabajo. Usé una velocidad de obturación más rápida porque esta vez toda la luz de la fotografía iba a ser la que me proporcionara el flash. Como la Lubitel tiene un obturador de hoja, es decir, que se abre y se cierra como una flor, se sincroniza con el flash a todas las velocidades. Creo que el resultado final fue bueno.

Tercer retrato: el herrador

El siguiente retrato en realidad tuvo dos protagonistas: un herrador llamado Scott Gregory y un caballo. Scott hace herraduras a medida y otros elementos para caballería. Mientras yo lo preparaba todo para fotografiarlo, él estaba trabajando en un caballo. La iluminación fue un poco complicada. Primero tomé una medida para la luz del sol que daba sobre el caballo, y luego ajusté el flash de modo que me proporcionara una intensidad de luz equivalente. También usé la caja difusora sobre el flash en esta imagen, y lo ubiqué en un lateral para que se correspondiera con el ángulo de incidencia del sol sobre el caballo. Así fue como lo preparé.

El resultado final es uno de mis retratos favoritos de este proyecto. Puede que ya hayas reparado en que todos los retratos son cuadrados. La Lubitel incluye una máscara para disparar 6 × 4,5 cm, e incluso un adaptador para película de 35 mm, pero es que me encantan los retratos cuadrados. Éste en concreto tiene una composición fuertemente cuadrada, con los paneles de madera del granero enfatizando todos los ángulos rectos. También me encantan su expresión y el sudor en la camiseta. Herrar caballos no es un trabajo fácil.

Retrato cuatro: el fundidor de campanas

La Verdin Bell Company lleva más de 150 años en el negocio de las campanas, y Tim Verdin, el sujeto de mi retrato, pertenece a la sexta generación que se ocupa de la empresa. Para este retrato decidí emplear un paraguas en lugar de la caja difusora. Francamente, prefiero usar paraguas. Para mí resulta más intuitivo imaginar cómo va a salir la imagen. También cubren un área mayor. Volví a utilizar el mismo montaje que en la fotografía de la caligrafista, pero pude iluminar desde una distancia mayor porque el techo era mucho más alto. Usé una velocidad de 1/15 s para poder captar luz del fondo. Me las apañé para capturar algunos detalles de la parte de atrás, justo lo necesario para que se apreciara el lugar donde estábamos. Éste era el montaje.

Como se puede ver, estaban esas temidas luces fluorescentes acechando en el techo. En varias de las fotos aparecieron algunos destellos debidos a ellas, pero nada que impidiera trabajar. A estas alturas del proyecto, me había familiarizado bastante con la cámara. Uno de mis detalles favoritos es que la ventana a través de la que se ve el número de exposición puede taparse de varias maneras. Hay una tapa interna que se puede accionar girando un pequeño mando, y eso era lo que hacía cuando guardaba la cámara en mi bolsa. Pero durante el trabajo, la cubría con tan sólo girar un cuarto de vuelta la pequeña rueda que hay sobre la ventana. Lo podía hacer con un dedo mientras sostenía la cámara en mis manos, lo que era muy de agradecer. Durante todo el proyecto gasté cinco rollos de película de 120, y no tuve ni una sola entrada de luz.

Retrato 5: el lutier de violines

Tratar de fotografiar a Jerry Witkowski y su trabajo fue complicado. Trabaja en una mesa plana, así que para captarlos a él y al violín que estaba fabricando, tuve que elevarme sobre ellos. Lo bueno del visor de la Lubitel es que también puedes usar la cámara del revés sobre tu propia cabeza. Puse la cámara boca abajo y la alcé sobre mí hacia el techo, con el visor hacia abajo. Pude enfocar y componer la escena con toda facilidad. Es una manera mucho más flexible de disparar. Para esta imagen volví a usar la caja difusora, pero no bajé demasiado la velocidad de obturación porque no podía usar un trípode en el techo.

Éste fue el único retrato que hice con película de diapositiva. Como las dispositivas tienen menos latitud (o rango dinámico) que los negativos de color, las sombras son un poco más oscuras y más contrastadas. Los tonos generalmente me parecen más cálidos, pero probablemente se deba más al post-proceso que a otra cosa. Los dos principales puntos de interés de esta foto eran la cara de Jerry y el violín, así que procuré que el flash quedara equidistante de ambos. De este modo me aseguraba tener la misma exposición sobre los dos elementos y que ninguno quedara quemado ni oscurecido con respecto al otro. Creo que el ángulo en esta foto la hace destacarse entre las demás.

Conclusión

Bien, estoy vendido. La Lubitel puede producir y producirá resultados profesionales. Es un respiro usarla con un flash, incluso cuando se trate de un montaje más complicado en estudio. La lente produce colores fieles y el enfoque es también muy preciso. El problema de los destellos en la lente es algo a tener en cuenta, pero mientras no se pierda de vista no será nada insalvable.

Los trabajadores “del collar gris” verdaderamente valoraron que usara película en este proyecto. Si alguien puede apreciar que las tradiciones se mantengan vivas, son estas personas.

Puede que os preguntéis dónde están los demás retratos. Id a http://www.citybeat.com/cincinnati/article-21628-grey-collar-jobs.html para ver el resto de retratos y aprender más acerca de los protagonistas. También podéis ver el diseño final y la maquetación del proyecto a continuación.

written by ckpj9983 on 2011-01-13 #gear #tutorials #lubitel #tutorial #retrato #tipster #flash #truco #pelicula #analogico #cameron-knight #cincinnati #formato-medio #equipo #preparacion #profesiones-antiguas #lomo-100-cn
translated by vgzalez

2 Comments

  1. diegoosullivan
    diegoosullivan ·

    que gran trabajo! y oye si que tienen u aspecto de lo más profesional!!

    mi retrato preferido tambiñén es el del herrador la separación entr el primer plano (herrador) y el caballo con esa iluminación del sol, es maravillosa!

  2. tresmilx
    tresmilx ·

    He llegado a este artículo de casualidad, pero me ha encantado. Unos retratos muy buenos, composiciones muy interesantes y muy descriptivos! Tengo una Lubitel 166B que no he usado aún, pero viendo lo versátil que es me has animado a sacarla.

    Felicidades por la serie.

More Interesting Articles