The Hell With Perfection — Freedom for Photography!

Mirando atrás

7

Hoy me he puesto a ver las pocas fotos que guardo de cuando era un niño, no es mucho, pero es todo lo que tengo de aquella época. Y lejos de la calidad real de estas, para mi, son perfectas.

No me conoceis, pero deciros que siempre me han gustado las cosas viejunas, lo que ahora se podría llamar vintage: juguetes, libros, vinilos, cintas, consolas y, ahora, cámaras de fotos. A lo largo de mis años como persona emancipada con casa suya para meter trastos, he ido haciendome con una, cada vez más, numerosa colección de (como dice mi pareja) basura. Sin embargo, entre todo este montón de cosas, hay algo que siempre he echado en falta: fotos antiguas mias y de mi familia.

No son pocos los amigos que tengo con una buena colección de fotografías que van desde la tripa de embarazada de su madre hasta la actualidad. Sin emabargo, no se si es por que mis padres no tenían cámara o pasta, yo sólo tengo un puñado de fotografías que caben (olgadamente) en un álbum.

Me encanta ponerme a ver estas fotos y ver el paso del tiempo a través de la ropa de la gente, de sus peinados, de las calles, del suelo, de toda esa información que pasa desapercibida, muchas veces, a la hora de sacar “al niño bostezando”.

Me encanta ver como la gente va cambiado poco a poco y sin darse cuenta en esa especia de video a cámara lenta en el que se convierte una tarde mirando fotos viejas.

La mayoría de las fotos son de hace veinticinco años (que tiempos Venancio…). Un cuarto de siglo que ha visto cambiar largos de las faldas, carricoches endebles o adoquinados de las calles.

Para la mayoría de l@s que leais esta entrada (sí, vosotr@s siete). En estas fotos no vereis mucho más que un niño gordo y en porretas, pero para mi, son el recuerdo de historias tristes y otras no tanto, de cosas pasadas que no tendrían que haber pasado y de otras que tal vez se puedan repetir.

Historias como detrás de cada foto, sólo que esta es la mía, mi historia.

Os invito a que busqueis esas fotos antiguas que, a buen seguro, tendreis por casa. Preguntadle a vuestras madres (las Guardianas de la Historia) por los viejos álbumes o las viejas grabaciones caseras, y ved más allá de los modelos imperfectos, de lo borroso de las fotos o de los encuadres mal dados. Disfrutad en un viaje al pasado único y lo mejor de todo: repetible (sin la “i”).

written by jodidopanki on 2010-12-29 #lifestyle #vintage #fotos #viejas #infancia #ninez #antiguas

7 Comments

  1. jandra
    jandra ·

    muy chulas las fotos.....a mi guardana de la historia le entró agua en el garage y se le mojaron todas las fotos....:(

  2. soleado
    soleado ·

    Enhorabuena, me ha encantado las fotos, pero más aún tus palabras :-) Además me siento identificado en lo de acumular "basura", mi novia dice que tengo un síndrome de diógenes pijo. Sólo en vinilos voy por los 4.000 y subiendo, lo malo es que la música es una de mis aficiones, pero hay muchas más :-)

  3. blancarleal
    blancarleal ·

    me encanta tu historia... y tu forma de contarla! yo tambien estuve viendo fotos antiguas estos dias. Que esta pasando? sera la navidad? Gracias por compartir esta bonita historia!!!!!

  4. larahacefotos
    larahacefotos ·

    q historia más preciosa! me encanta ver los álbumes antiguos, te transportan a otra época... y es cierto, es bonito ver cómo ha cambiado la gente, o la calle en la que vives....
    en cuanto a las fotos... me parto con la 4ª! qué gracioso!!! y la siguiente es muy tierna...
    enhorabuena por el artículo y las fotos.
    por cierto, vaya tipín tu madre, mu wapa también.

  5. jodidopanki
    jodidopanki ·

    @jandra Menuda putada... @soleado l@s que me conocen dicen que tengo el síndrome de diógenes (a secas... ;P). A l@s demás, gracias!!!

  6. beni
    beni ·

    me ha molao tío, really

  7. minilidia
    minilidia ·

    Precioso

More Interesting Articles