En las Profundidades de lo Desconocido — una entrevista con Aidan Klimenko

Hay muchas maneras diferentes de alimentar el alma y el espíritu. Para el fotógrafo y aventurero Aidan Klimenko, viajar se lleva la palma. Su pasión por viajar le ha traído muchas fotografías y, sobre todo, grandes recuerdos. Es un motor para su trabajo que nunca se apagará. En esta entrevista, Aidan nos cuenta cómo viajar le ha cambiado la forma de ver la vida y cómo siempre va descubriendo cosas nuevas en el camino — lugares, gentes, culturas, y mucho más. Creemos que muy pocas cosas pueden parar a Aidan en sus aventuras, y, desde luego, un motor roto no es una de ellas. Una buena historia y la oportunidad de conocer gente siempre compensa.

© Aidan Klimenko, All rights reserved

¿A qué te dedicas y cómo empezaste tu viaje en analógico?

Hey, gracias, me alegra que contéis conmigo. Viajo. Soy adicto al movimiento y a la sensación de estar en un sitio nuevo, siempre motivado, siempre rodeado de cosas interesantes y gente interesante. Me he centrado en Latinoamérica desde hace ya bastante tiempo, siempre inspirado e intrigado por la diversidad, el color y las culturas de sangre caliente. La verdad es que empecé a disparar en analógico después de que me robaran mi cámara digital en Bolivia. Tenía 22 años, me estaba especializando en la modalidad doble de fotografía y cine en la Montana State University y me tomé un semestre sabático para fotografiar un proyecto independiente en Sudamérica. Me robaron mis cosas en un hostel pero intenté manterme positivo, viendo la oportunidad de volver a empezar con un medio diferente. Mi profesor y mentor Ian Van Coller me dejó su Mamiya 7ii y usé parte del dinero del seguro en varios cientos de carretes. Desde entonces, no ha habido vuelta atrás. Ese proyecto sigue siendo uno de mis favoritos, se puede encontrar como Mas o Menos en mi web.

¿Cómo se te ocurren tus capturas? ¿Qué pasa por tu cabeza cuando estás fotografiando?

Cuando estoy tomando fotos para un proyecto trato de centrarme en los temas predominantes, preparando en mi cabeza (o a veces en un papel) una lista de elementos temáticos o detalles en los que me quiero centrar pero sin cerrar la puerta a situaciones inesperadas, como juntando las piezas de un rompecabezas que no sé qué forma tiene.

Tus fotos durante tus viajes son realmente inspiradoras. ¡Nos entran ganas de salir por la puerta y empezar a fotografiar! ¿Cómo crees que viajar ha influenciado tu creatividad y tu personalidad?

¡Gracias! He crecido en la carretera, por lo que para mí viajar siempre ha sido algo natural y me permite mi espacio personal para poder expandir mi creatividad. Creo que todos tenemos lugares o cosas que estimulan nuestro proceso creativo, y para mí, es el sentirme un poco fuera de lugar. Cuánto más me rodeo de un ambiente extranjero y diferente al mío, mejor.

© Aidan Klimenko, All rights reserved

La fotografía es una manera única de contar historias en sólo una viñeta. ¿Qué te gustaría transmitir con tus fotografías?

Creo que hay historias que contar donde quiera que vayas, cada una siendo una proyección del protagonista y del narrador. Por eso, el mensaje que transmito siempre es diferente dependiendo de donde esté física y mentalmente. Pero si tuviera que generalizar, diría que intento contar historias personales usando el 'elemento humano' para conectar a la audiencia con un tema que quizás en otra situación no encontrarían interesante. Da igual que esté fotografiando un carrera de 4x4 en la jungla ecuatoriana o una comunidad productora de café en las colinas de Colombia, el denominador común siempre es la gente, y en eso es lo que intento centrarme.

¿Alguna experiencia memorable en tus viajes que nos puedas contar?

Es una pregunta difícil ya que siempre hay algo memorable en cada viaje, no importa cómo de divertido o aburrido haya sido. Puedes estar en el lugar más soso del mundo pero igual pasar un buen rato dependiendo de con quién estés. Una de mis más recientes e impactantes experiencias fue la que ya mencioné anteriormente, la carrera de 4x4 por la selva de Ecuador, hace algunas semanas. No sabía qué esperar de esto y tenía claro que no iba a ser fácil, pero esos dos elementos (especialmente cuando se combinan) son los ingredientes para una experiencia inolvidable. Nunca imaginé que pasaría tanto tiempo empapado o que dormiría tan poquitas horas en un recorrido de cuatro días, pero tío, ha sido muy divertido. Y las imágenes que me llevo conmigo hablan por sí mismas. Ha merecido la pena.

© Aidan Klimenko, All rights reserved

Tienes formas muy curiosas de viajar. Estamos seguros de que si tu furgoneta pudiera hablar, nos contaría miles de historias. ¿A cuántos sitios has ido con tu furgo? ¿Y qué historias hay detrás?

He estado por todos lados con mi furgo pero, lamentablemente, sobre todo hemos viajado de un mecánico a otro. Un tour por la tiendas, se podría decir. Después de mucho pensarlo, he tomado la decisión de venderla y coger un vehículo que me permita moverme más y no parar tanto para reparaciones. Estoy pensando en una Toyota Landcruiser... Algo que me pueda llevar por todo Sudamérica y, quién sabe, quizás África después. Adoro esa furgoneta y me encantaría la idea de viajar en ella con todas mis cosas y revelar los negativos durante el camino, pero me ha quitado mucho tiempo durante estos años. Tiempo que preferiría poder dedicar a la fotografía.

¿Por qué has elegido la película para documentar tus aventuras? ¿Qué es lo que te gusta de llevar una "vida analógica"?

Hay muchas cosas que me encantan de lo analógico. El aspecto final, obviamente, pero creo que sobre todo es porque disfruto del proceso. Me encanta disparar y olvidarme de lo que he fotografiado para luego redescubrirlo. Además, me gusta mucho trabajar con mis manos y la sensación de traer una imagen a la vida a través de todo el proceso y de la impresión. Parece más un proyecto artístico que la fotografía digital y, por eso, las fotografías toman un caracter diferente y un significado más profundo.

© Aidan Klimenko, All rights reserved

¿Cuál es tu proyecto y lugar de ensueño?

He tenido mucha suerte a la hora de viajar, pudiendo fotografiar desde la Antártida hasta Alaska. Creo que mi proyecto soñado tendría que ver no tanto con donde y más con lo que ya he fotografiado. Me gustaría apartarme del trabajo comercial y dedicarme a proyectos que se encarguen de problemas sociales. Me gustaría que mi trabajo tuviera un impacto positivo en aquellos que tienen menos que yo. Si he aprendido algo de viajar, es que he crecido con más oportunidades que muchos otros y que quiero usar esa oportunidad para algo bueno, para contar historias que de verdad importan y para ser partícipe del cambio donde se necesite.

¿Crees que el equipo importa a la hora de crear contenido de calidad? ¿Por qué o por qué no?

Bueno, hasta cierto punto. Creo que la cosa está en lo que capturas. Desde luego que el mejor equipo puede hacer una buena imagen, pero no creo que tener un equipo 'malo' sea el fin del mundo, sólo significa que tendrás que echarle un poco más de imaginación. Una vez, hace años, me robaron un objetivo de gran angular de 50 mm, dejándome sólo con un 85 mm para el resto de mi viaje. Normalmente disparo en gran angular, por lo que esto fue un incoveniente. Pero me dije, tengo que cambiar mi mentalidad y tomar esta oportunidad para familiarizarme más con contar una historia a través de retratos y detalles, en lugar de vastos paisajes. Las imágenes acabaron siendo preciosas y logré tomar fotos de una manera a la que no estoy acostumbrado, sólo por tener el 'equipo equivocado'.

© Aidan Klimenko, All rights reserved

¿Cómo es un día perfecto en la vida de Aidan Klimenko?

Mi Leica, algunos carretes de cualquier película que tenga por ahí, y yo yendo a un pequeño y remoto pueblo en algún pico de los Andes. No necesito nada más aparte de explorar y fotografiar.

Y por último, ¿algún consejo que dar para todos los aventureros del mundo?

Encuentra el límite de tu zona de confort y supéralo. Ahí es donde surge el mejor de los resultados.


Queremos agradecer a Aidan por dejarnos compartir sus imágenes en nuestra revista. Sigue a Aidan en Instagram y visita su web para descubrir sus próximos viajes.

written by cheeo on 2019-11-06 #culture #people #places

More Interesting Articles