Ricoh 500G: Telemétrica setentera.

Estaba cansada de no poder llevar siempre una reflex para esas fotos que necesitan un poco más de calidad, y tampoco disponía de presupuesto para una LC-A. Ante ello, busqué otra alternativa: las telemétricas. Esas cámaras de tamaño compacto, focal fija pero con muchas posibilidades.

En una visita a Praga, paseando por sus calles encontré una tienda de fotografía de segunda mano, ¡el paraíso! Ya que estaba allí algo había que comprar… Escrutando minuciosamente cada una de las vitrinas, en una esquina, alejada, asustada y bastante solitaria se encontraba una Ricoh 500G, con su cartelito al lado mostrando su precio irrisorio.
Era perfecta: tamaño bolsillo, robusta, focal fija luminosa, variedad de apertura y velocidades, zapata para flash y el gran amigo: el fotómetro. Era lo que estaba buscando así que se vino para España.

Créditos: pii

Nombre, apellidos y descendencia:

- Tipo: Telemétrica
- Producción: 1972 Taiwan Ricoh Co., Ltd (filial de Mfg de Ricoh Co., Ltd., Japón)
- Película:135 (35mm)
- Tamaño de la imagen: 24mm x 36mm
- Peso: 420 gr
- Lente: Ricoh de 40mm Rikenon 1:2.8-16
- Tamaño: 46mm filtro
- Distancia focal: 0.9 m al infinito
- Velocidades de obturación 1/8-1/500 y Bulbo
- ASA 25-800
- Visor de telémetro acoplado
- Lente de Medición de la exposición montada CdS con agujas visor (apertura)
- Pila: 1.3V PX675 mercurio
- Zapata y PC Sync (sincroniza a cualquier velocidad, pero se recomienda 1/125-1/500)

Muy similar en tamaño a la Konica C35, y similar en características a la Olympus 35RC o Canonet QL28. Disponible en negro o en plata, elección al gusto.

Créditos: pii

Pero vamos a lo interesante: El trabajo de campo. Todas las fotos pertenecen al primer carrete de prueba, un Agfavista de 400 asa y escaneado en casa (patosamente).

Es una cámara cómoda de llevar en las manos y agradable al tacto por sus zonas de cuero. Una vez cargada la película (nada fuera de lo normal, se carga como la mayoría), seleccionamos los ASA en la parte frontal del objetivo.
El fotómetro se encuentra dentro del visor, en la parte derecha. Encontraremos los números con las diferentes aperturas del objetivo y una barrita que oscila entre ellas.
Esta cámara tiene la posibilidad de disparar en automático con prioridad a la apertura, por lo que simplemente tendremos que elegir la velocidad deseada.

Créditos: pii

Llega el momento del enfoque. No es una reflex por lo que al mirar por el visor se verá todo nítido, a excepción de un pequeño rombo amarillo en el centro. Es nuestra herramienta de enfoque: hay que conseguir que la imagen que se ve tras el rombo no se doble sino una sola, ahí es cuando estaremos enfocando correctamente. También se puede utilizar el instrumento llamado “ojímetro” (mide los metros como puedas) si no consigues hacerte con el rombo, ya que no siempre se ve muy claro o simplemente se te suele olvidar por su pequeño tamaño, cuestión de acostumbrarse.

Créditos: pii

Disparador y palanca de arrastre comunes. Posibilidad de autodisparador con retardo de unos 7 segundos aproximadamente. Y no, la Ricoh 500G no permite dobles exposiciones. Muchas fotos subidas a la red etiquetadas con esta cámara son dobles exposiciones, pero no, no son de esta cámara. Esas fotos son de su hermana mayor, la Ricoh 500GX que, prácticamente, la única diferencia es un botón rojo para no bloquear el disparador.

Y ahora la parte negativa: Esos pequeños problemitas que he encontrado.
Por una parte está el tema de las pilas y el fotómetro. Como se comenta en las especificaciones utiliza pilas de mercurio de voltaje 1,3V que ya no se fabrican. Ahora son de 1,5V y depende de la cámara hará lo que quiera. En mis otras cámaras antiguas a pesar de la diferencia de voltaje el fotómetro tiene pequeñas variaciones, muy leves que se suplen tirando un carrete de prueba. Pero en esta cámara el problema es mayor. La barrita te mostrará la apertura adecuada según los Asa configurados pero….la velocidad es un apáñatelas como puedas. Por mucho que giro la rueda de las velocidades, el fotómetro ni se inmuta. Descartados los problemas de la posible deficiencia de las pilas e investigando posibles soluciones, he encontrado tres: la primera es soldar diodos, espaciadores y demás cosos electrónicos para poder rebajar el voltaje que le llega (inviable para la gente común), la segunda alternativa es comprar un adaptador que rebaja igual que la primera opción el voltaje de la pila pero sin soldar, una especie de carcasa, las fabrican con tamaños específicos para la marca de la cámara (inviable por el precio, ¡superior a lo que me costó la cámara!) y la tercera, la más económica: fotómetro en el móvil y ojímetro, falla más que las anteriores pero es lo que hay.

Créditos: pii

Otro problema que se puede encontrar en esta cámara son las entradas de luz. El sellado es fácil que se degrade con los años. No es un problema grave ya que es fácil cambiarlo por uno nuevo, en internet hay numerosos vídeos y fotos mostrando el proceso.

Tendencia al granulado, que no tiene porqué ser malo, les da un toque “añejo” y es cuestión de utilizar films con bajo granulado. Este granulado se hace sobre todo muy visible en los cielos, con tendencia a quemarlos si te descuidas.

Créditos: pii
¡Uy una doble! Pero al viejo estilo: atasco de palanca, saca carrete, desastasca, pon carrete, upsss ¡Si no sé por donde voy!

written by pii on 2010-01-10 #gear #35mm #review #camara #ricoh #analogico #telemetrica #focal-fija

More Interesting Articles