El cuarto día en Oporto aprovechamos para ir a la playa y ver unas piscinas de Agua salada (Nos habían dicho que eran una pasada) diseñadas por Alvaro Siza.