A la atención de la nueva civilización:

Bienvenidos. Sé que imaginarán que debimos ser una civilización terrible por el estado en el que les entregamos el planeta y lo mal que acabamos.
Razones no les faltan y, aunque parezca mentira, también supimos admirar las montañas, los océanos, los bosques y el resto de bellezas naturales que ofrece la Tierra. Incluso también disfrutamos de nuestros congéneres y de nuestros pueblos y ciudades, como muestran nuestras fotografías.
Les deseo lo mejor en esta nueva vida y que perduren en el tiempo haciendo las cosas mejor que nosotros.