Si los espejos del salón no están rotos, lo estoy yo, que al morderte notaré el mismo espasmo y contracción, que atravesará mi piel, tú, mi sangre y pálpito.