Las penas desaparecen, como flores que florecen, sólo basta una sonrisa, no hay misterios, sólo tú...