Nunca me ha gustado demasiado el efecto del ojo de pez, pero tenía que probar el Peleng que compré para la digital y que acumulaba polvo en el armario desde hace años.