Qué mejor forma de (re)estrenar la Minolta que con D, el pequeño explorador.

Las fotos han sido tomadas en la Albufera de Valencia, en la estrecha franja que separa el mar de la propia albufera.