Ojito

en un café reunido con mis dos mejores amigos, en diciembre