Cervecería Dublín.

Largas y casi interminables partidas de cartas, sonrisas (que no son risas), carcajadas y bebidas sin alcohol.