La Noria.

¿cómo no hacerle mil fotos?