Vida submarina en el campus

No me hizo falta ninguna carcasa para sumergir mi Diana en las turbias aguas de Ciudad Universitaria