Petzval_preorder_header_kit

Now Available for Pre-Order - First Come, First Served

Have an account? Login | New to Lomography? Register | Lab | Current Site:

Un verano no es verano sin la fisheye submarina

La Fisheye 1 morada fue mi segunda cámara Lomo y tras el primer carrete, en el que descubrí las maravillas del efecto de ojo de pez, no tardé en darme cuenta de lo divertido que sería hacerme con su carcasa submarina, así que a los pocos meses la conseguí… ¡y no me arrepiento!

Además, la mía es una carcasa submarina con glamour, ya que me la compré en un viaje a Milán… Y casi no me la pude traer por aquello de las restricciones en el equipaje de mano. Al final llegó sana y salva y la estrené, contentísima, en una tarde de piscina con amigos.

Bueno, contentísima, a lo mejor no es la palabra. Si tenéis la carcasa submarina de la fisheye supongo que habréis tenido la misma sensación de inseguridad y nervios justo antes de sumergirla por primera vez. Me acuerdo de que me metí en la piscina pero llevando la cámara en alto, sin atreverme a mojarla… Hasta que una amiga se atrevió por mí y metió mi mano y mi cámara debajo del agua. A partir de ahí fue un no parar: que si haciendo el pino, que si saltando, que si medio dentro-medio fuera del agua… Está comprobado que es llevarse la fisheye con su carcasa a la piscina, y olvidarse del calor y darse cuenta de que el tiempo pasa volando.

Pero este accesorio tan genial no se queda limitado a la piscina, no. También es apto para la playa y ¡vaya resultados! La luz, el agua y el fondo dan un toque muy especial y muy distinto a las fotos hechas en el mar, aunque hay que tener cuidado con la sal, lo primero para acordarnos de aclarar la carcasa con agua dulce al sacarla del mar y lo segundo ¡porque hace que los ojos escuezan muchísimo y posar sonriente se vuelve todo un reto!

La Fisheye Submarine es tan resistente que hasta sabe nadar en aguas termales. Tengo que reconocer que aquí también me dio un poco de miedo meterla en el agua por miedo a la temperatura, pero al final las fotos salieron igual de bien… pero más relajantes.

Ya habéis visto que esta carcasa convierte a la Fisheye en una todo terreno y si nos salimos del tradicional negativo a color podemos tener resultados espectaculares, empezando por el misterio y la sensación de ingravidez de las fotos subacuáticas en blanco y negro…

… y, cómo no, cambiando los colores naturales gracias al proceso cruzado.

Para terminar, un par de consejos que harán que la carcasa os dure mucho tiempo:

- Lo primero, lo que ya os he contado antes: recordad aclarar la carcasa con agua del grifo para quitar el cloro de la piscina o la sal del mar y dejadla secar al aire y no con la toalla para evitar rayones.

- Al llegar a casa es recomendable quitar la goma negra que la hace hermética y limpiar con agua y jabón la carcasa y goma por separado. De este modo quitamos cualquier resto de suciedad que se haya quedado atrapada entre la goma y la carcasa, que pueda estropearla. Recordad que la carcasa viene con una goma de repuesto.

Y un consejillo extra para los lomógrafos avispados: si estáis pensando en introducir a algún ser querido en el lomomundo, la fisheye puede ser un buen regalo. No sólo porque la cámara es de lo más curiosa tanto para expertos como para novatos, sino porque tendréis solucionados dos regalos más. Empezad regalando la cámara y para la siguiente ocasión ya lo tendréis solucionado: ¡la carcasa submarina! Y para la siguiente… ¡el circle cutter!

¿Qué os parece? Ahora que llega el buen tiempo yo ya estoy deseando volver a sacar mi fisheye submarina!

written by mochilis

2 comments

  1. sye

    sye

    me encantan las de blanco y negro

    about 2 years ago · report as spam
  2. guanatos

    guanatos

    me parece un accesorio perfecto para la fisheye!!!!

    almost 2 years ago · report as spam

Read this article in another language

This is the original article written in: Spanish. It is also available in: English & Italiano.