Lomoinstant_en
Have an account? Login | New to Lomography? Register | Lab | Current Site:

Palermo, Sicilia - Italia

Insoportable por fuera, cálida en su interior. Nuestra visita a Sicilia comenzó en Palermo, que fue donde aterrizamos. Se nos hizo un poco cuesta arriba el pensar en coger el coche para llegar a Taormina, así que decidimos quedarnos allí una noche y aprender algo más sobre Palermo.

Hicimos nuestras reservas en uno de los cuatro hoteles de la ciudad que disponía de piscina al aire libre, pero no fuimos capaces de usarla, porque el hotel estaba un poco corto en tumbonas … (sólo tenían 4), así que decidimos patearnos la ciudad.

Lo primero (y más desagradable) que me sorprendió, fue la cantidad de basura que había por todas partes. Literalmente, nos rodeaban montañas de desperdicios: allí donde posabas la vista … veías basura. El olor era espantoso, llegando a hacerse asfixiante.

Decidimos escapar de este inconveniente metiéndonos en la primera catedral que vimos y, por suerte para nosotros, nos encontramos que se estaba celebrando una boda, con un montón de invitados vestidos de gala bajo la mirada de muchos curiosos. La gente fue muy agradable y nadie nos prestó atención, es decir, nadie se molestó de que estuviésemos allí durante esos momentos tan íntimos.

Continuamos nuestro paseo y nos topamos con un edificio muy bonito, que pensábamos que era un restaurante. Seguimos a la gente que entraba, sólo para encontrarnos con que no era lo que nos habíamos imaginado. Un tipo que estaba allí (realmente agradable, por cierto) nos explicó que había un mitin político de uno de los nuevos candidatos a la presidencia de Sicilia. Nos invitó a participar, pero somos demasiado tímidos (además de que nuestro nivel de italiano no estaba a la altura de los temas políticos como para discutir sobre ellos …) así que optamos porque nos dieran algunas indicaciones para poder llegar a alguna tienda de comestibles donde poder saciar nuestro apetito.

Acalorados, molestos y muertos de hambre, finalmente encontramos una pequeña tienda de delicatessen magnífica, donde nos sirvieron un excelente “pecorino al pepe” (queso “pecorino” con pimienta negra), setas rellenas, un pan maravilloso y un par de jarras de vino blanco de la casa, lo que puso la guinda al refrigerio. Le explicamos al dueño, que queríamos probar otros manjares locales, como el “espagueti con ricci di mare” (espagueti con erizo de mar) y nos recomendó el “Capricci di Sicilia”, un local maravilloso, no lo que nos habríamos esperado, ¡comimos fuera, en la acera, bajo un paso elevado!

En nuestro camino de vuelta al hotel hicimos una parada para tomar un helado, pero a pesar de ser ya de noche, hacía tanto calor, que el helado comenzó a derretirse casi al instante. No puedo olvidarme de un hombre que me echó una mano con unas servilletas… Entonces, aparecieron algunos chavales que se preocuparon por “nuestra seguridad” al andar por la zona del puerto, así que nos llamaron a un taxi y esperaron con nosotros … ¡que amables!

Fue en ese instante cuando, al resumir el día, llegué a la conclusión de que la gente de Palermo tiene un corazón de oro, y que no merecen vivir en tales condiciones.

Deben tener calles limpias que resalten la hermosa arquitectura de su ciudad, y se merecen unas condiciones de vida mejores.

¡Mi corazón está con vosotros, gentes de Palermo! ¡Me habéis llegado a lo más hondo de mi corazón, así que en cuanto pueda, volveré a visitaros!

written by neja and translated by jaalvarez

2 comments

  1. jaalvarez

    jaalvarez

    Great !!!

    about 2 years ago · report as spam
  2. jaalvarez

    jaalvarez

    Beautifull place !!! Great photos!!!

    about 2 years ago · report as spam

Where is this?

Nearby popular photos – see more

Nearby LomoLocations

Read this article in another language

The original version of this article is written in: English. It is also available in: Italiano.