Petzval_header_october_2014_en
Have an account? Login | New to Lomography? Register | Lab | Current Site:

Anochecer Sobre Ruedas

Después de pasar el fin de semana en Hondarribia, llegó el momento de volver a casa, a Durango (País Vasco). Una vez en la carretera tenía ante mi un precioso atardecer. Mi cámara estaba cargada con un rollo de Kodak Elitechrome EB3 ISO 100... ¿Qué otra cosa podía hacer? No pude resistirme...

Fue a finales de verano cuando fui a visitar a la familia a mi pueblo natal, Hondarribia, un pequeño pueblo costero del País Vasco.

Cómo de costumbre, las despedidas se alargaron y para cuando entramos en el coche y nos pusimos en marcha la noche se nos echaba encima. El día había sido radiante y en un punto del trayecto, en el que podía contemplar plenamente el paisaje, me di cuenta de que el anochecer no era para menos.
Había pasado el día probando por primera vez un carrete de Kodak Elitechrome EB3 ISO 100 y todavía me quedaban algunas fotos para terminar la película. La visión era maravillosa así que no me lo pense dos veces, saqué mi cámara de mi bolso e inmortalicé aquel atardecer para la posteridad.

La verdad es que no tenía ni idea de si algo iba a salir de aquel rollo, era la primera vez que utilizaba esa película, pero por fotos que había visto en la web de Lomography, tenía la certeza de que no me decepcionaría, y así fue.

Lo más difícil fue acertar en el enfoque, ya que saque las fotos con el coche en movimiento. Hubiera estado bien poder parar en alguna esquina, pero en la autopista resulta algo complicado y, como de costumbre, ¡llegabamos tarde! Es por eso que todas las fotos no salieron tan tan bien, aunque de todos modos, me siguen gustando.

El tono verdoso amarillento que tienen las imagenes es alucinante, y ver como cambia la luminosidad de la imagen segun la noche va ganado terreno sobre el día es algo realmente mágico.

Cuando salimos de Hondarribia, el cielo estaba prácticamente despejado, salpicado con unas pocas nubes de vez en cuando. En cambio cuando llegamos a Durango, el cielo estaba lleno de nubes que parecian pequeñas bolas de algonon. Aprovechando que mi casa está en un quinto piso y que las vistas son inmejorables, decidí terminar el rollo con aquel espectaculo de luces. Parecía como si un milagro fuera a ocurrir en cualquier momento, los rayos de sol atravesaban las nubes, parecía que los haces de luz partían aquel algodon en cientos de pedacitos.

Tras ver el resultado, no tengo ninguna duda sobre está película, aunque sea una película de ISO 100 funciona realmente bien cuando la luz comienza a escasear, como en el caso de los anocheceres, y también hace un gran trabajo con los contraluces.

Hice caso de la primera y la septima regla de Lomography, “Lleva tu cámara siempre contigo” y “¡Se rápido!”, ¡Los anocheceres no duran eternamente y no hay dos iguales!

written by alaitzoleaga

1 comment

  1. alaitzoleaga

    alaitzoleaga

    gracias por vuestros likes!

    about 2 years ago · report as spam

Where is this?

Nearby popular photos – see more