Have an account? Login | New to Lomography? Register | Lab | Current Site:

La Garita del viento y el sol

Gran Canaria no es sólo Maspalomas ni el sur. Un poco más arriba, casi tocando con el aeropuerto de la isla, hay una ciudad que, no será la más bonita, pero que también tiene su encanto. Os invito a que recorráis conmigo la tierra donde desde pequeña he pasado los veranos.

Foto de miniyeya

Mi historia familiar es larga, compleja y no viene a cuento contarla aquí, pero el caso es que desde que tenía unos seis meses mi vida a transcurrido entre Barcelona – donde vivía con mi madre y mis hermanos – y Gran Canaria – donde pasaba los días con mi padre -. De la isla os vengo a hablar.

He de reconocer que no siempre me ha gustado la ciudad en la que mi padre vive. Telde es la segunda ciudad en importancia de Gran Canaria pero es muy dispersa y es difícil moverse si no tienes coche. Para ‘más inri’, mi padre vive en una zona donde el viento es constante y las nubes persistentes hasta que llega el mediodía.

En la Garita, que es donde él reside, no había mucho que hacer hasta que hace unos años construyeron un centro comercial. Pero yo nunca fui de irme de compras así que, ¿cómo podía divertirme?

Charlar, jugar o tostarse al sol (con protección) es siempre una buena idea. Aunque en los días en los que la brisa es más intensa y la arena actúa como látigo un buen paseo puede resultar muy placentero.

Foto de miniyeya

Para aquellos que estéis de visita en la zona, os recomiendo que os deis una vuelta por el paseo marítimo que une La Garita a Taliarte. Es una hora de caminata al borde del mar, viendo romper las olas y con bancos con un magnífico paisaje de fondo que invita a la meditación.

Foto de miniyeya

En este trayecto encontraréis casas bajas, pero entre ellas destaca una curiosa caseta construida por un singular hombre muy popular en la zona. La reconoceréis enseguida ya que está construida en una roca y decorada con motivos marineros y piedras.

Foto de miniyeya

Como podéis ver, yo aproveché el paseo para poner en práctica las dobles exposiciones (que nunca había probado a hacer con mi Diana Mini Leopard. La verdad es que entre la arena, los azulejos de las casas, las olas del mar y las plantas de la zona… hay muchas texturas para elegir.

Como veis, tengo mucho que practicar. Pero tendrá que ser en septiembre, cuando vuelva a pasear a la orilla del mar acompasada por el bals de las olas.

written by miniyeya

No comments yet, be the first

Where is this?

Nearby popular photos – see more