This is your last chance to pre-order your Petzval Lens and get the special aperture plates included for free! With estimated delivery in August (or even sooner), don’t miss out on securing your picture perfect portrait lens!

Have an account? Login | New to Lomography? Register | Lab | Current Site:

Dubrovnik es calificada en muchas guías como una de las ciudades más bellas del planeta, a la que ni las guerras, ni los desastres, ni el paso del tiempo han podido restar belleza. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y hoy en día se encuentra totalmente restaurada.

http://lacomunidad.elpais.com/javier-polo/2011/6/9/dubrovnik

La ciudad de Dubrovnik es conocida como “La Perla del Adriático” y se encuentra en la costa sur de Croacia. La podemos encontrar al borde de las cristalinas aguas del mar Adriático, bien protegida por una enorme muralla que esconde callejuelas y tesoros arquitectónicos esculpidos en piedra.

Para disfrutar de su casco histórico, debes atravesar primero la muralla que la rodea por una de sus cuatro puertas. La más recomendable es la Puerta de Pile, que era la entrada principal a la ciudad en la antigüedad. La puerta está custodiada en lo alto por la estatua de San Blas, que es el patrón de la cuidad y tienes que acercarte a ella cruzando un puente levadizo que se cerraba por las noches para proteger la ciudad.

Foto de blancarleal

Esta puerta abre paso a la ciudad bajando unas escaleras que te llevan hacia la avenida principal, llamada La Placa o Stradum. Al comienzo de esta avenida hay una pequeñísima plaza donde podrás encontrar puestos artesanales y artilugios inspirados en épocas pasadas que te harán perder la noción de la realidad. En esta misma plaza, está la fuente principal de Dubrovnik, la Fuente de Onofrio, que tiene la peculiaridad de ser el lugar donde terminaba el acueducto subterráneo que abastecía de agua a toda la ciudad. No se trata exactamente de la fuente original, ya que ésta tuvo que ser reconstruida a causa de un gran terremoto que asedió Dubrovnik en el siglo XVII.

Foto de blancarleal

La calle principal continúa desde aquí, a lo largo de unos 300m, hasta terminar en la torre del reloj. En los orígenes de la ciudad, La Placa era un canal de agua que entraba desde el puerto y que en el siglo XII fue rellenado, dando lugar a la actual calle.
En la parte baja de los edificios hay cafeterías, restaurantes, heladerías, terrazas y pequeñas tiendas que venden productos típicos de la zona. Se trata de una calle muy cuidada, los adoquines que la forman son blancos y muy brillantes, las casas que se encuentran a ambos lados son todas igualitas y la simetría de las fachadas la hacen parecer como si estuvieses dentro de un cuento. Este efecto fue creado a partir de la reconstrucción de la cuidad tras el terremoto.

¿A qué dan ganas de pasear por esta calle que parece tan bonita? ¡Pues no lo hagas todavía!
Si miras a tu izquierda verás unas pequeñas escaleras que llevan hasta la parte alta de la muralla, que es el lugar ideal para comenzar tu visita a Dubrovnik. Después de pagar una entrada de 3€ ya puedes subir y ver la calle desde lo alto.

Foto de blancarleal

¿A qué valió la pena? Pues prepárate, porque un maravilloso paseo te espera a lo largo de las murallas. Pero no te detengas en cada rincón, porque tienes por delante casi 2km de bellas vistas:

Si cuando termines el recorrido por la muralla, el calor y la baja forma física han podido contigo ¡te mereces un descanso! Puedes acercarte hasta la playa, aceptar la derrota y darte un merecido baño de sol, o una siestecita.

Ah! Y acuérdate de llevar el bañador, porque goza de un clima suave en invierno y muy caluroso en verano. (Por este motivo viajar aquí en julio o agosto no es la mejor de las opciones).

Ahora que ya recargaste las pilas, lo ideal es volver al centro y perderte entre las calles. En tu paseo disfrutarás de lugares espectaculares, pero no debes olvidar pasarte por el puerto viejo.
Antiguamente era la zona más vulnerable a los ataques, aunque también era vital para la subsistencia de los habitantes. Aquí se encuentra el Museo Marítimo, que muestra otros tiempos del esplendor de Dubrovnik, con maquetas de barcos y objetos típicos de la vida marinera local.

Hoy podemos ver entre los soportales del puerto, que antes cerraban el paso a los intrusos, cafeterías que acogen a los visitantes de manera amable entre las barquitas y las cristalinas aguas del Mar Adriático.

Frente al puerto se encuentra el Islote de Lokrum. En esta isla convertida en parque natural, podrás encontrar los restos de un monasterio benedictino, un jardín botánico de plantas tropicales y una playa nudista por si, a pesar de que te avisé, se te olvidó el bañador en casa.
Puedes visitarlo en el barco que sale del puerto cada media hora, desde las 9:00 de la mañana hasta las 18:00 horas. El viaje te costará unos 5€.

El resto de la ciudad debes conocerla perdiéndote entre las calles, las escaleras, las plazas, las iglesias… en un paseo fascinante que nunca olvidarás.

Estoy segura de que si visitas Dubrovnik ¡jamás la olvidarás!

written by blancarleal

3 comments

  1. raquellogs

    raquellogs

    PRECIOSO!
    Me están entrando unas ganas de viajar...

    over 2 years ago · report as spam
  2. daitita

    daitita

    Maravilloso.. Ahora quiero ir yo : (

    over 2 years ago · report as spam
  3. sommer

    sommer

    que fotos mas chulas!! yo quiero ir!!! :D

    over 2 years ago · report as spam

Where is this?

Nearby popular photos – see more