Have an account? Login | New to Lomography? Register | Lab | Current Site:

Diario de un viaje – Boucotte – Quinta parada

Bienvenidos al paraíso! Hay muchos lugares en el mundo a los que podemos denominar el Paraíso. Éste es el mío

Antes de llegar al próximo destino más vale parar en Cap Skiring para hacer las compras necesarias de antimosquitos, sacar dinero o comer. En nuestro caso, las tres cosas. paramos en un pequeño restaurante local en busca de la famosa langosta de estas costas, enorme y gustosa, para chuparse los dedos y repetir hasta saciarte. Y sobre todo por el precio. La sorpresa viene cuando se acercan unos músicos atabiados con tambores y koras (la kora es un instrumento típico de Senegal hecho una calabaza y piel de cabra, con un sonido tántrico parecido al arpa). La música ameniza la sobremesa y te lleva a una especie de ensoñación del que sales a golpe de tambor y bailes rituales. Poco a poco te animas y te animan a participar. Podría parecer una turistada (alguno lo pensó) pero mover el culo como un ventilador sirve para bajar los excesos culinarios y te lleva a comprender mejor el baile y las creencias. Las historias que se cantan son una especie del Cantar del Mío Cid o las canciones que los juglares podrían cantar por aquí en su época. Historias del pueblo, de hombres valientes, de creencias, ritos y del exclavismo. Si os ponéis por ejemplo a Baaba Maal mientras leéis esto os transportaréis enseguida a ese lugar misterioso del que os hablo.

De salida, vamos a nuestro destino. Boucotte. Esta pequeña aldea está a medio camino entre la turística Cap Skiring y Diembéring. Eso significa que Boucotte no tiene turistas, ni tiendas, ni puestos. Sólo tú y la naturaleza salvaje. Si Cap Skiring es una especie de balneario para franceses retirados, Boucotte sería ese lugar retirado donde se van escritores y pintores en busca de inspiración. La playa de Cap Skiring (una de las más bellas y famosas de Senegal) resulta anodina comparada con la extensión aparentemente infinita de arena blanca y olas azules de la playa de Boucotte. Poco hay en esta aldea salvo un campamento lleno de encanto, situado en la orilla del mar, con Bungallows simples pero espaciosos y un amable dueño que trata a los huéspedes con cariño, hasta sentarse a cenar contigo si se lo permites. Lo demás es la comunión perfecta entre el hombre y el mar. Un mar salvaje, sin nadie que te observe desde la orilla.

[Assets:350339,350340,350341,350342,350343,350344,350345.350346]

Así que lo obligado es tomarse un baño, con cuidado. El atlántico llega a la orilla con toda su violencia. El agua está revuelta como para sumergerse con un krab pero jugar con las olas y salpicarse mientras haces fotos puede resultar muy divertido también.

Para secarse, puedes recorrer parte del infinito porque si os digo la verdad, puedes recorrer kilómetros y kilómetros sobre esa arena blanca y blanda sin darte cuenta. Observando el mar, las vacas que pasean por la orilla y algunos residuos que probablemente provengan de otros lugares muy lejanos. Por la noche, el cielo es tan estrellado que podrías pasar horas y horas observándolo. Y luego irte a la cama pensando con una sonrisa en los labios que has encontrado ese paraíso donde te gustaría perderte de vez en cuando para encontrarte a tí mismo.

Piénsalo así, si hasta las vacas se bañan y pasean por la playa, debe tratarse del paraíso!

written by disdis

3 comments

  1. isabel_mebarak

    isabel_mebarak

    ¡qué chulooooooooooooo! ¡yo quiero irrrrrrrrrrrrrrrr! ♫

    almost 4 years ago · report as spam
  2. isabel_mebarak

    isabel_mebarak

    Por cierto, me encantan las vacas en la playa XD

    almost 4 years ago · report as spam
  3. horaciorv

    horaciorv

    la foto de la vaca en la orilla del mar es surrealista ! :D lastima que hay un error en el articulo y no se cargó uno de los set de fotos ! excelente lomolocalizacion !

    almost 4 years ago · report as spam

Where is this?

Nearby popular photos – see more