De Londres a Calahorra... ¡Lo cierto es que este sitio tiene algo de mágico!