Las Cámaras que me vieron Crecer

3

Espera un momento, para empezar realmente desde el principio tendré que remontar hasta mi infancia y a aquellas cámaras que me vieron crecer y me contagiaron el gusanillo de la fotografía.

He tenido la suerte de crecer en una familia en la que la fotografía ha estado presente en el día a día, capturando desde los momentos más cotidianos hasta las ocasiones más especiales y puesto que fui la primera hija, primera nieta y primera sobrina, tengo una gran documentación fotográfica de toda mi infancia.

Las primeras cámaras que me vieron crecer fueron una Cosina CX-1 con Flash CX-11ª, de mi tía y la Werlisa LED de mi madre. Además hay por ahí alguna Polaroid que sacaron mis tíos de Bilbao.

Credits: minilidia

Hace poco que he recupera la Cosina CX-1 y en cuanto tenga los primeros resultados los publicaré, ahora estoy buscando la Werlisa, lo último que sé de ella es que jugaba a que hacía fotos por mi casa (sin carrete) y que mi madre un día la guardó para que no se rompiera, pero resulta que lo hizo tan bien que todavía no la hemos encontrado, pero no pararé hasta que la consiga.

Credits: minilidia

No es de extrañar que habiendo nacido con una cámara de fotos debajo del brazo, allá donde vaya siempre me acompañe una, y los que me conocen, bien saben de lo que hablo.
[Photos:

written by minilidia on 2011-03-24

3 Comments

  1. valennano
    valennano ·

    muy bonito blog y fotos jeje

  2. larahacefotos
    larahacefotos ·

    qué rica!!!!

  3. piemano
    piemano ·

    Yo empecé con alguna Kodak, eso es seguro, y desde niño tomaba las fotos a la altura de la cadera...bueno, de la cadera de los adultos jaja porque nunca salían sus cabezas. Pero me gustaba y desde entonces sentía mucha curiosidad por saber cómo funcionaban las cámaras. Mi primera cámara fue una Polaroid, y después mi tía en un detallazo, me regaló su Canon AE-1 cuando yo tenía apenas 12 años, obviamente desperdicié muchos carretes por no saberla utilizar, pero así fui aprendiendo. Después como a los 16 años compré una digital que se descompuso rápidamente, en cambio mi Canon AE-1 todavía funciona perfecto, a pesar de que se me cayó en las pirámides de Teotihuacán. Ahora decidí darle descanso y precisamente me compré la F55, ya no quise digital desde aquella experiencia, fue cara y la reparación salía peor, son delicadas y fáciles. En fin, muchas gracias por compartir!!!