Have an account? Login | New to Lomography? Register | Lab | Current Site:

Doctor: ¿Esto tiene cura?

Estas navidades cumpliré un año desde que adquirí mi primera cámara lomo, y desde entonces mi afición por estas cámaras no ha dejado de crecer, hasta el punto de que ya tengo en mi poder varias de ellas y la cosa va aumentando de forma preocupante...

Todo empezó en las navidades de 2011, me quería hacer un bonito autorregalo, y aunque ya sabía de la existencia de Lomography, no era plenamente consciente de todo este mundo. Ese mismo año empecé a estudiar comunicación audiovisual y aunque no tenía ninguna asignatura de fotografía, estudié algunas nociones básicas que desencadenaron en la primera compra de una cámara lomo. Después de pensar en la mejor elección posible, acabé adquiriendo una Diana Mini con flash, aquí empezó todo. Empecé a disparar, deseando terminar los carretes para ver los resultados y vinieron las primeras decepciones y las primeras alegrías. Otra historia fue la de encontrar laboratorios que fueran “lomosensibles” y creo que el primer revelado influyó en esto, ya que tras entregarme los resultados del primer carrete, la chica del laboratorio me dijo “la cámara con la que has hecho las fotos deja mucho que desear”, el horror de escuchar esas palabras hicieron que no volviera jamás al mismo sitio. Ahora me desplazo a una hora de camino cada vez que quiero revelar carretes, pero vale la pena…

Algunas de mis fotos con la Diana Mini:

Luego aparecieron mis ansias por conocer y poseer más cámaras, empecé a tener curiosidad por el formato 120 y conseguí mi Holga 120 CFN. Me encantó la historia de las cámaras Holga, por su manufactura, cada una de ellas es única, especial, y tienen muchos accesorios como fisheye o filtros de colores y adaptador para 35 mm. Y tanto me gustó que luego acabé comprando una Holga 135 BC TRL, otra joyita de la que espero hablar extensamente en otra ocasión.

Fotos con mis Holga:

El pasado mes de octubre fue mi cumple, y una amiga me regaló una Action Sampler, mi cara al verla fue todo un poema, me encantaba la idea de una cámara diferente con 4 lentes. Ya tenía 4 cámaras lomo, y además rescaté de mi madre una Werlisa Club Color, una cámara que como dicen por ahí es toda “lomo ibérico”.

Estoy a punto de cumplir un año en esto de la lomografía y me queda mucho por aprender, he conseguido bonitas fotos y otras menos especiales… He pasado por momentos de verdaderas ansias por querer salir a disparar cuando el tiempo no acompañaba, o cuando no he encontraba el lugar, lo que hacía que apareciera la frustración. Pero he tenido otros momentos de gran ilusión al recoger mis lomografías en un laboratorio y comprobar los resultados. Lo mejor de todo es que mis ganas por seguir disparando no acaban, sino que cada vez son más fuertes. ¿Es esto normal?

Y algo más preocupante que me acaba de pasar es que llevo un tiempo echando el ojo a una LC-A , observándola como objeto de culto que sólo conseguiría cuando fuera un lomógrafo más avanzado, con todas las cámaras que tengo, aún me queda mucho por aprender y disfrutar. Pero ayer, tras un duro día que venía seguido de otros días difíciles, busqué el consuelo en observar la LC-A, y casi inconscientemente mi instinto empezó a hacer clics y a tocar teclas del ordenador hasta que, cuando me di cuenta, había comprado una LC-A!!! ¿Qué he hecho? ¿Es culpa de mi obsesión? ¿Es sano? Sea lo que sea, no puedo esperar más a que la cámara llegue a mi casa y poder empezar a conocerla. Ahora voy a tener 6 cámaras, y cada una de ellas para un momento especial, tendré momentos Holga, momentos Diana… y LC-A!

¿De verdad esto es normal? ¿Tiene cura? Porque si la tiene… que no cuenten conmigo!

Si te ha pasado algo parecido y cuentas ya con una extensa colección de cámaras lomo, me encantaría saber de tu historia y experiencia, y así, hacer un poco de “terapia”! ;)

written by josinuhe

4 comments

  1. triky76

    triky76

    A mí me pasó algo parecido. Tomo empezó hace un mes, cuando me regalarón por mi cumpleaños la Diana Lomo. Todas las sensaciones que describes las he sentido. Disparar por disparar para terminar el carrete. Las ansias de ver las fotos reveladas y las eternas 24 horas de espera.

    Al final me compre la LC wide y sentí una culpaaaa!! encima ahora voy con dos cámaras y disparando como LOCO.

    La actionsampler me la han regalado y estoy esperando a que llegue.

    En fin que si todo esto me ha pasado en un mes no quiero ni pensar que me va a pasar. Algún momento del día lo dedico a pensar donde puedo ir a disparar que sea chulo o en sitios para ir en fin de semana.

    about 3 years ago · report as spam
  2. josinuhe

    josinuhe

    Precisamente por eso me he puesto a escribir, por el sentimiento de culpa al comprarme una LC-A teniendo todas las otras cámaras, y precisamente con lo poco económica que es... Pero bueno, dejémonos de culpas y a disfrutar de las camaritas! ;)

    Gracias por tu comentario!

    about 3 years ago · report as spam
  3. littlekoala

    littlekoala

    a mi me paso lo mismo! tambien me autorregale la mini y las primeras fotos no fueron lo que esperaba...luego cambie de laboratorio y la cosa mejoro. Despues me hice con la holga 135bc y mas tarde con una acuatica y una refñex que me regalo un amigo. Pero sin duda, la mejor compra que he hecho hasta el momento ha sido la lc-a...asi que te entiendo perfectamente! no te sientas culpable, jejeje. cuando tengas las primeras fotos vas a alucinar!! yo ahora voy detras de la horizon kompakt...porque es un vicio! cuando consigues la camara de tu sueños, siempre aparece otra nueva que es la que siempre has querido tener, jajaja! a disfrutarlas!

    about 3 years ago · report as spam
  4. josinuhe

    josinuhe

    @littlekoala jaja! Es verdad eso de que parece que nunca te conformas con la cámara que tienes y que siempre quieres otra, aunque con la LC-A+ espero calmarme por una larga temporada! Qué bueno ver que cada vez somos más los que tenemos este "vicio"! ;)

    about 3 years ago · report as spam