Pero sobre todo, que el fin del mundo me pille...

asomada, disfrutando del espectáculo.